Por: Colin Kaltenbach*
El desierto Sonoran de Arizona podría ser un punto improbable para la crianza de camarón. ¿Por qué el gobierno federal gasta dólares para apoyar la investigación aquí? La respuesta es para proteger nuestra salud y crear una industria domestica ambientalmente sostenible que produzca camarones ricos en proteínas y con un bajo nivel de grasas.

 

La University of Arizona (UA), junto con socios en los estados costeros y el respetado Oceanic Institute, vienen liderando el desarrollo de una industria doméstica de crianza de camarón mediante la realización de investigación crítica focalizado en mejorar los métodos de diagnostico y herramientas para mantener su popular producto libre de enfermedades.

Continuando con los esfuerzos de vigilancia de enfermedades y realizando la validación de estudios de diagnostico internacionales – trabajo que se debe hacer en un ambiente libre de contaminación ambiental como es el caso del desierto de Sonoran – la UA viene ayudando a asegurar la salubridad y pureza del abastecimiento de alimentos de origen acuático de la nación.

Actualmente, existe un déficit comercial de $3.7 billones para el camarón. El camarón es el producto de origen acuático mas consumido en Estados Unidos, con un consumo anual de 1.4 billones de libras. La mayor razón para este déficit es la competencia extranjera con el abastecimiento doméstico de captura y crianza del camarón, además existe preocupación sobre la calidad y seguridad de los camarones criados en el extranjero.

Hacer de la crianza de camarón en USA un éxito requiere de técnicas avanzadas de crianza selectiva, gestión de enfermedades y métodos de control, y sistema de producción de alta densidad y producción que sean biológica, ambiental y económicamente sostenibles. Los científicos que lideran el componente de investigación en enfermedades de la industria doméstica son parte del College of Agriculture and Life Sciences de la UA.

Bajo el liderazgo del profesor Donald V. Lightner, de la UA, el mejor y más reconocido patólogo de camarones del mundo, este grupo de investigación descubrió rápidamente que la investigación de las enfermedades realizadas en los estanques de camarones en áreas costeras estuvieron peligrando por la contaminación potencial de aves marinas que ingieren preces y camarones contaminados, y que podrían diseminar la contaminación a los estanques en donde los camarones crecen.

La respuesta fue aislar los estanques de investigación de la contaminación potencial y la crianza de camarón, entonces nació la investigación en el desierto. Esto fue posible por la tecnología desarrollada por Lightner y otros científicos afiliados al U.S. Marine Shrimp Farming Consortium.

El Environmental Defense Fund certificó la tecnología usado por los productores domésticos de camarones, así como ambientalmente responsable y sostenible. El congresista Raúl Grijalva, D-Ariz., y muchos de sus colegas reconocieron la importancia del trabajo y se sienten campeones por el crecimiento de esta emergente industria doméstica.

De esta forma con las disculpas al conocedor de camarones Forrest Gump, si prefieres camarón asado, fritos o empanados, o en sopa, fajitas o ceviche, debes tener la certeza de que este es seguro para ser consumido y que ha sido criado en una forma ambientalmente responsable.

La crianza de camarón en el desierto – y la investigación que realiza la UA para proteger nuestra salud y asistir la industria doméstica – es un excelente ejemplo de la ciencia en la generación de políticas públicas.

* Colin Kaltenbach es Decano del College of Agriculture and Life Sciences de la University of Arizona.

Fuente: Arizona Daily Star