(La Voz de Galicia). Portugal no las tiene todas consigo. Según algunas fuentes, la inversión que Pescanova trasladó al municipio luso de Mira tras la negativa de la Xunta a ubicar una piscifactoría en Touriñán todavía no está consolidada y podría retornar a Galicia.

 

Las supuestas presiones del Gobierno de Madrid hacia la Xunta, para que Santiago reabra las negociaciones con la empresa viguesa y recupere el proyecto (140 millones de inversión en la mayor planta de acuicultura de Europa, con capacidad inicial para 7.500 toneladas de rodaballo al año y 10.000 al final), preocupa al Ejecutivo luso, según recogía ayer el Diario Económico, de Lisboa, próximo al Ejecutivo del primer ministro José Sócrates. Por eso, quiere acelerar los trámites y firmar el contrato el próximo día 28.

La noticia, que ha provocado un gran revuelo en medios políticos y económicos de Portugal, fue desmentida ayer por las partes. Tanto el Gobierno como la Xunta negaron haber variado su posición respecto a la imposibilidad de ejecutar el proyecto de Pescanova en cabo Touriñán. En ambos casos se limitaron a recordar que el Ejecutivo gallego confía en que la firma viguesa, la mayor productora de rodaballo de Europa, encaje algunas de sus nuevas plantas en el marco del plan sectorial de acuicultura que se aprobará antes del verano.

Pescanova también acogió la noticia con estupor. Un portavoz autorizado afirmó que la empresa no es consciente de las presiones a las que alude la prensa lusa. En cualquier caso, el presidente del grupo, Manuel Fernández de Sousa, mantiene su compromiso de inversión en Mira, un proyecto que él mismo calificó hace días como irreversible y que ya fue comunicado formalmente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Exista o no esa intención política de recuperar el proyecto para Galicia, el Gobierno portugués está acelerando al máximo los trámites para atar definitivamente la inversión de Pescanova, que contará con una subvención de más de 40 millones de euros, con cargo a fondos europeos. Luís Vieira, el secretario de Estado del Ministerio de Agricultura, confirmó que su departamento presentará el próximo día 27 el borrador del estudio de impacto ambiental para el proyecto de Pescanova en Mira, considerado de interés nacional. Un día después, esperan poder firmar con la empresa gallega un compromiso definitivo. Si los plazos no sufren modificaciones, en el verano podrían iniciarse las primeras obras, para garantizar la apertura de la primera fase de la piscifactoría en el 2008.

Pescanova ya anunció que sólo acometerá este año en Galicia la ampliación de su actual planta de A Mariña lucense. El resto de las inversiones (en Xove y Ribadeo) han quedado aplazadas al menos hasta el 2008, y pendientes del plan de acuicultura de la Xunta.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es