(El Mostrador).- La iniciativa fue lanzada por la Fundación Terram y Oxfam para que los buenos resultados de la industria se reflejen en mejores condiciones laborales. Los salmonicultores agrupados en SalmonChile se defienden argumentando que son la industria que ofrece las mejores condiciones en el sur del país.

 

Controversia está generando la campaña "Sin miedo contra la corriente" que iniciaron el martes pasado la Fundación Terram y la ONG internacional Oxfam en el sur del país, y que alerta sobre las precarias condiciones laborales que afectarían a los trabajadores de la industria salmonera.

Ambas entidades aseguran que Chile se ha convertido en poco tiempo en uno de los mayores productores mundiales, con retornos el año 2006 cercanos a 2.207 millones de dólares, pero a costa -aseguran- de una alta tasa de accidentabilidad laboral respecto al resto del país, bajos salarios y extenuantes jornadas para los trabajadores.

Cecilia Millán, representante de Oxfam en Chile, considera que “que sensibilizar a las personas, incluyendo a los empresarios de una industria tan exitosa como ésta, es uno de los objetivos. La idea es que esto pueda servir para generar un diálogo mucho más fluido entre trabajador y empresa, pero el mensaje también va dirigido al Estado para que pueda tener una política de fiscalización más sistemática”. “No buscamos “satanizar” a la industria salmonera -agregó Millán-, sino al contrario, reconocer que hay logros, que crea empleos, pero hay que reconocer también que hay consecuencias en el medioambiente y que los trabajadores no tienen las mejores condiciones de empleo y trabajo”.

La campaña, que en su primera etapa se lanzó en Puerto Montt, consiste en la instalación de una serie de afiches en la locomoción colectiva y en letreros camineros en esa ciudad y también en Castro y Quellón, además de insertos gráficos que se publicarán en medios de prensa escrita nacional y regional, y también en la página web www.contralacorriente.cl .

Rechazo de Salmon Chile

En tanto, el presidente ejecutivo de SalmonChile, César Barros, recibió con molestia la campaña, la que atribuyó a una estrategia para desprestigiar la industria, lo que a su juicio coincide con el “clima de agitación” propiciado, entre otros factores, por la presencia del dirigente Cristián Cuevas en una salmonera del sur del país.

En declaraciones al diario El Mercurio, el ejecutivo descartó que entreguen bajos sueldos, indicando que pagan las mejores remuneraciones en la zona, más que la industria forestal, lechera o agrícola.

También negó que las utilidades superen los US$ 2.000 millones, indicando que “a esta industria le han bajado los márgenes enormemente por el alza de sus insumos (petróleo y granos) y la caída del dólar”.

Fuente: http://www.elmostrador.cl