(Acceso).- La empresa gijonesa Cultivos Marinos del Cantábrico, firma que el CEEI apoyó en su creación y puesta en marcha y que posee la marca EIBT concedida por ANCES por su carácter innovador y tecnológico, se alzó con uno de los premios Bancaja Jóvenes Emprendedores para empresas de base tecnológica.

 

La entidad financiera reconoce así la innovación y creatividad de la empresa asturiana dedicada al cultivo y distribución de algas marinas; y contribuye al desarrollo socioeconómico, potencia el espíritu emprendedor, incentiva la innovación y diversificación y apoya iniciativas empresariales.

Cultivos Marinos del Cantábrico ha sido la única empresa asturiana galardonada entre todas las candidaturas. Su actividad se centra en el cultivo, envasado y distribución de las algas Palmaria palmata, Himanthalia elongata y Undaria pinnatifida para consumo humano. También comercializa caviar de erizo de mar y paté de atún.

Los biólogos gijoneses Jesús Fidel Delgado Ramallo y Diego Álvarez González son los promotores del proyecto que surgió hace siete años a partir de un estudio científico llevado a cabo por varias universidades europeas, siendo la primera empresa en España que se dedicaba a la acuicultura de macroalgas con fines alimenticios. Para ejecutar el proyecto empresarial, los promotores iniciales se asociaron con dos hermanos de uno de los socios (Tania y Raúl Delgado Ramallo), especializados en marketing y gestión empresarial.

La transferencia de tecnología entre estamentos científicos y empresas privadas pocas veces se refleja de una manera tan clara. Muchas empresas tienen departamento de I+D+i, pero Cultivos Marinos del Cantábrico supone un I+D+i en su totalidad. Tanto el método de cultivo de las microalgas como el proceso de realización de la conserva y el diseño y la presentación final del producto suponen en su totalidad una novedad en el mercado alimenticio.

Las algas, con altos valores nutritivos y culinarios, están ya muy introducidas en algunos mercados europeos, pero su comercialización se hace mayoritariamente deshidratadas, en salmuera y congeladas, y más raramente en conserva como Cultivos Marinos del Cantábrico.

La empresa asturiana atesora otros reconocimientos anteriores. En 2001, el CEEI le otorgó el Premio al Mejor Proyecto Empresarial Universitario, dotado con 6.000 euros, por el proyecto “Cultivo del alga Palmaria palmata”. Asimismo, la Sociedad para el Desarrollo de las Comarcas Mineras (SODECO) le concedió en 2003 el tercer Premio Empresarial por el proyecto “Cultivo in vitro de algas marinas”, agraciado también con 6.000 euros.

Fuente: http://www.acceso.com