Resumen: El artículo plantea la necesidad de innovar en las técnicas de alimentación, con el objetivo de incrementar los márgenes de ganancía en la acuicultura semi-intensiva.

 

Reducción de costos en la alimentación acuícola: ¿Es el uso de Programas de alimentación combinada la respuesta para la práctica semi-intensiva?

 

Sena S De Silva

Network of Aquaculture Centers in Asia-Pacifi c, PO Box 1040, Kasetsart Post Offi ce, Bangkok 10903, Thailand, and School of Life & Environment Sciences, Deakin University, Victoria, Australia 3280.

 

Publicado en: Aquaculture Asia Volumen X No 4

Octubre – Diciembre 2006

Traducción: Aquahoy

 

No es una exageración decir que la investigación de la acuicultura en Asia, en la última década o más, ha dado mayor énfasis al cultivo de camarón, en particular al control de las enfermedades y el desarrollo de mejores prácticas de cultivo. Esta importancia se entiende cuando consideramos los ingresos generados por el cultivo de camarón, particularmente en la forma de divisas para los gobiernos.  En este escenario, y en general, el tema de la nutrición de los peces viene siendo escasamente impulsado, o al menos no recibe la atención que requieren entre los promotores, planificadores y las agencias donantes.

 

Es oportuno llevar estos temas a un primer plano, por numerosas razones. En primer lugar, el hecho de que la acuicultura de los peces de aleta, y en particular la piscicultura continental, viene y seguirá siendo la columna vertebral de la industria por muchos años y décadas. La piscicultura continental, también tiene otros dos elementos importantes asociados: En muchas zonas rurales las prácticas son frecuentemente de semi-intensivas a extensivas, así la piscicultura tiene un rol importante en la seguridad alimentaria y el alivio de la pobreza de la población de zonas rurales en muchos países; asimismo, esto da ha entender frecuentemente que la piscicultura intensiva y semi-intensiva el principal costo es el alimento, por lo tanto es importante explorar formas y medio de reducción de este elemento de costo para asegurar la sustentabilidad económica de las prácticas de acuicultura semi-intensiva en Asia. 

 

Un consideración adicional es la preocupación ambiental global con respecto al uso de harina de pescado (Tacon, 2004), el cual es una fuente de proteína ideal, pero también el ingrediente más costoso en los alimentos.

 

Un tema emergente y de igual importancia en la acuicultura de Asia, particularmente con el rápido crecimiento de la maricultura de peces, es la fuerte dependencia en los desechos de pescado (De Silva $ Phillips, 2006). La cantidad de desechos de pescado utilizados, mayoritariamente para este sector, se estima en alrededor de 1-2 millones de toneladas por año, solo en Vietnam (Edwards et al. 2004). Lo favorable y desfavorable del uso de los desechos de pescados y los temas relacionados se discutirán mas adelante.

 

Reduciendo los costos de alimentación a través del cambio de formulación.

 

La reducción de los costos del alimento en la acuicultura es importante para la sostenibilidad a largo plazo de la industria, y más en la acuicultura rural, en donde los márgenes de ganancia frecuentemente tienden a ser marginales. Hay un potencial para la reducción de los costos de alimentación en acuicultura mediante la reducción del costo por unidad de alimento y también a través de la adopción de estrategias de alimentación prudentes. En consideración, la más obvia aproximación para reducir los costos del alimento es la disminución de las cantidades de los alimentos más caros (harina de pescado) en el alimento, a través de la sustitución con alternativas adecuadas y de bajo costo, mientras se asegura que la sustitución no comprometerá el crecimiento y la calidad de la población en cultivo.

 

¿Es esto posible y si es así que posibilidad tiene de ponerse en práctica? Efectivamente, esto es posible; y si uno revisa la literatura científica, existe una gran cantidad de investigadores nutricionales en todo el mundo evaluando la sustitución de la harina de pescado en los alimentos. Aunque la completa sustitución de harina de pescado en los alimentos ha sido demostrado solo en un par de casos, casi todos los ingredientes probados, desde harinas de semillas oleaginosas, legumbres, harina de hojas y otros productos agrícolas (Tacon, 1987; Hertrampf y Pascual, 200), así como productos residuales de alimentos marinos acuáticos (Rathbone y Babita, 2000; Gunasekera et al., 2002), probados en experimentos de laboratorio han demostrado ser capaces de reemplazar a la harina de pescado a diferentes porcentajes, pero la mayoría hasta un 40% sin comprometer la performance y/o la calidad de la carne.

 

Sin embargo, el problema es que estos hallazgos han sido raramente trasladados a la práctica, y en esencia el principal ingrediente agrícola usado en la producción de alimentos de peces, es la harina de soya. ¿Esta es apropiada para responder a la pregunta planteada? Quizás son varios los factores responsables de esto; el relativo abastecimiento irregular de algunos de estos ingredientes, y la variación de la calidad en espacio y tiempo de los mismos, la posibilidad de que algunos ingredientes puedan afectar la maquinas de preparación de alimentos, la estabilidad del pellet, desconocidas razones comerciales, entre otros. La evidencia sugiere que la sustitución de harina de pescado con productos agrícolas y/o residuos de la industria de alimentos de menor costo, no es una estrategia que pueda se fácilmente adoptada por los productores de alimentos.

 

Las dietas de alta energía utilizan la capacidad de prescindir de las proteínas de una especie, cuando los requerimientos de energía son cubiertos con lípidos y carbohidratos en la dieta, lo que resulta en una reducción global en los costos del alimento. Uno de los mejores ejemplos son las dietas para salmónidos, los cuales han disminuido significativamente la proteína y han incrementado los niveles de lípidos en la dieta, a al menos 30% o más, y han mejorado la conversión alimenticia significativamente (FCR). Estos desarrollos han evidenciado una disminución constante del FCR en el cultivo de salmónidos en los últimos años. De hecho a parte de la calidad de los alimentos, otros factores como la manipulación y administración del alimento podrían contribuir a incrementar la utilización de alimento, pero la exacta contribución de estos para mejorar el FCRs es difícil de determinar, si no imposible. Sin embargo, no todas las especies que se cultivan tienen la capacidad de prescindir de la proteína y que se puedan trasladar a los costos del alimento, a través de cambios en la composición de la dieta, y particularmente para la mayor cantidad de especies de peces tropicales cultivados, con la excepción del seabass (Lates calcarifer), el cual puede crecer con dietas de alta energía (Boonyaratapalin y Williams, 2001; Glencross, 2006).

 

Un elemento de esto, sin embargo, que ha recibido limitada atención con el uso de las dietas de alta energía, es la reducción en la descarga de fósforo y nitrógeno en la forma de desechos metabólicos, así como los residuos de los alimentos en el ambiente.

 

Alimentos formulados - ¿Las dietas alimenticias son también buenas para las prácticas tropicales semi-intensivas?

 

Como una regla general, el costo del alimento es directamente proporcional a la proporción de proteínas que este contiene (Una consecuencia del uso de harina de pescado como la mayor fuente de proteína). No es sorprendente hallar que en la gran mayoría de prácticas de alimentación se utilizan alimentos con alto contenido de proteína. Esto ilustra el cultivo de tilapia, el cual viene incrementando su importancia en la acuicultura de Asia con una producción actual de 1.444 millón de toneladas. El requerimiento de proteína de Oreochromis niloticus, a diferentes etapas de crecimiento, ha sido bien documentada, y De Silva et al. (1989) demostró que el requerimiento económicamente óptimo de proteína para la tilapia (así como para la mayoría de carpas; De Silva y Gunasekera, 1991) en los estados jóvenes es de cerca de 25-28%. Sin embargo, muchos de los alimentos usados en el cultivo de tilapia pueden contener más proteína que lo requerido por el animal, lo que resulta en alimentos de alto costo. La situación es exacerbado en los sistemas de cultivo semi-intensivos tropicales, en el cual especies como las tilapias son capaces de obtener alimento del sistema. La “sobre nutrición” no resulta en ningún beneficio, y a parte de  los altos costos en que se incurre, este también puede incrementar la carga de nutrientes en el sistema y en el efluente, con un potencial incremento de los problemas de eutrofización, y la consecuente preocupación pública sobre la industria.

 

Estrategias de alimentación: Programas de alimentación combinados.

 

El concepto de programas de alimentación combinados “mixed feeding schedule” fue desarrollada por De Silva (1985), basada en las observaciones de la variación diaria en la materia seca aparente y la digestibilidad de la proteína en el chromid de Asia Etroplus suratensis (Bloch), una de las dos especies de ciclidos nativos de Asía, y Oreochromis niloticus (L) (De Silva y Perera 1983, 1984). Las observaciones condujeron a De Silva (1985) a hipotetizar que cuando a los peces se les provee una dieta de alta proteína en todo el periodo de crianza, este no puede ser capaz de utilizar efectivamente el alimento al mismo grado, día tras día. Esta hipótesis fue probada en juveniles de O. niloticus a través del uso de programas de alimentación combinados, en donde una dieta de alta proteína (una dieta conteniendo el requerimiento optimo de proteína) fue alternada con una dieta de baja proteína (una dieta que contenía aproximadamente un 10% menos que el requerimiento óptimo). Los resultados experimentales apoyaron el hallazgo de que cuando los peces son mantenidos en ciertos programas de alimentación combinados crecen mejor o igual que aquellos peces mantenidos regularmente con una dieta de alta proteína.

 

Este concepto inicial promueve la inclusión de los programas de alimentación combinados en el uso de la misma dieta y cantidades variables de alimento que se entregan al pez (Patel y Yakupitiyage, 2003),  días de alimentación y días sin alimentos,  y así sucesivamente (Bolivar et al., 2006). En esencia, una estrategia de alimentación combinada es una estrategia en el cual uno desvía de la alimentación el mismo alimento, aproximadamente en la misma cantidad, y a través del ciclo de crecimiento. Es importante diferenciar las diferencias entre los programas de alimentación combinadas y el crecimiento compensatorio en donde los peces son privados de alimentos por un periodo sustancial y luego alimentados (Ali et al., 2003).

 

Es importante destacar que el uso de programas de alimentación combinados usando dos dietas que difieren en el contenido de proteínas, han probado ser útiles para muchas especies cultivadas como los ciprinidos: carpa común Cyprinus carpio (Sreekanth et al., 1989), catla Catla catla, rohu Labeo rohita y carpa común (Nandeesha et al., 1993, 1994, 1995, 2002), tilapia del Nilo (Santiago y Laron, 2002; Patel y Yakupitiyage, 2003), Channa striata (Hashim et al., 1994), y en pruebas con tilapia (Bolivar et al., 2006). Similarmente,  los programas de alimentación que incluyen el mismo alimento, pero que fueron administrados bajo el principio de programas de cambio de alimentación dieron resultados similares.  En todos los casos mencionados el último no resulto en una significativa baja tasa de crecimiento o en diferencias de la calidad de la carne. Sin embargo, tienen un mejor FCR y un significativo ahorro en los costos del alimento.

 

Las estrategias de programas de alimentación combinadas no solo resultan en ahorro de costos del alimento, si no también son importantes para reducir el ingreso de nitrógeno y fósforo en el sistema, y de ahí en el efluente, el cual incrementa la confianza en la industria. Las estrategias de programas de alimentación combinadas, sin embargo, son otro ejemplo clásico donde la investigación no ha sido trasladada a la práctica. Esta estrategia no necesariamente envuelve a una “tercera parte” como son los productores de alimentos, y su adopción esta en las manos del acuicultor, el cual puede hacerlo mas fácil de trasladar a la práctica.

 

Alimentos preparados en las granjas.

 

En el contexto de Asia, los aspectos sobre el alimento y la alimentación no pueden ignorar la vasta dependencia de las prácticas acuícolas sobre el alimento preparados en las mismas granjas. El grueso de las granjas preparan alimentos suplementarios, los cuales usan en sus prácticas semi-intensivas (New et al., 1993), pero pueden también ser completas para algunas prácticas de cultivo intensivos de especies carnívoras como snakehead Ophicephalus spp, el cultivo de Pangasiid en el Delta de Mekong al sur de Vietnam (Le Thanh Hung, pers. Comm; Phillips y De Silva, 2006).

 

El grado de sofisticación de la preparación de alimentos en la granjas, por lo consiguiente, es variado, y esta relacionado a la intensidad, a las especies cultivadas, al tamaño de la operación, facilidad de acceso a los insumos, etc. Las actuales prácticas requieren de muchas mejoras que pueden resultar en una mejor la utilización del alimento y por lo tanto ahorrar en los gastos de alimentación. Por ejemplo, en las prácticas de cultivo peri-urbanos las granjas que preparan alimento pueden usar los desperdicios de la industria de procesamiento de alimentos, desechos de pollo y entre otros. Existen limitaciones si es que no se mejoran la calidad de los alimentos preparados en las granjas, una estrategia que viene siendo fuertemente apoyada (De Silva y Davy, 1992). Cada mejora no solo reducirá los costos del alimento, si no que también tiene un positivo impacto en el performance de la población, mejorando el periodo de almacenamiento de los alimentos, y por lo tanto se ahorra el tiempo en la preparación de los mismos. Un caso de destacar se refiere a la eficacia de los “alimentos preparados en granja”, la misma que fue acertadamente demostrada en un estudio de camarones en Andhra Pradesh – India, lo cual desafío todo el conocimiento nutricional convencional (Word et al., 1992); mayor información relevante sobre los “alimentos preparados en granja” se podría obtener a través de programas de investigación y desarrollo. Una de las tendencias emergentes con respecto a los alimentos preparados en granja, es el establecimiento de molinos rurales de pequeña escala para la preparación de los alimentos, particularmente en la India. Sorprendentemente, o no, en India, la cual es la segunda nación con mayor producción de acuicultura en el mundo (2.466 millones de toneladas en el 2004, 93% fueron peces de agua dulce; FAO, 2006), se usa poco los alimentos comerciales en el cultivo de peces. Hay una tendencia al crecimiento para los productores, lo que indicaría que los molineros productores de alimentos a pequeña escala son necesarios, y ellos prepararían el alimento requerido en pequeñas cantidades. Este proceso no requiere que el productor compre los ingredientes y/o gaste en almenamiento, y permite que el productor obtenga una dieta de acuerdo a las especificaciones.

 

Esta estrategia también abre una nueva ventana, particularmente para los productores emprendedores, para experimentar con dietas, lo que conduciría a una mejor utilización del alimento y un mejor costo-efectividad (De Silva, 2006). Será interesante observar como esta nueva tendencia progresa en el futuro inmediato.

 

Conclusiones

 

En general, en los últimos años, y en especial desde que el sector de la acuicultura fue alertado del potencial problema referido a la disponibilidad de harina de pescado, como un posible factor limitante para el crecimiento de la actividad (Wijkstrom y New, 1989), se ha enfatizado en el hallazgo de alternativas adecuadas para la harina de pescado. Es innecesario indicar que estos esfuerzos tienen mucho impacto en el sector, pero principalmente a escala industrial, y particularmente en especies de alto valor, mayormente especies de aguas frías como los salmónidos. No obstante, no podemos ignorar que en Asia, la cuna del desarrollo de la acuicultura, la mayor parte de las prácticas acuícolas son frecuentemente a pequeña escala, rural, trabajan juntos y es semi-intensiva. Este escenario probablemente se mantenga en el futuro inmediato. Consecuentemente, el reemplazo de la harina de pescado en los alimentos para los peces en la mayoría de los países de Asía, podría estar limitado en alcanzar la sostenibilidad y las reducciones en el costo del alimento.

 

En este contexto, otras estrategias relevantes de reducción de costos de los alimentos, acompañado con una reducción de las descargas de nutrientes en el ambiente, tienen que considerarse urgentemente. La evidencia disponible sugiere que hay estrategias simples, y de fácil adopción para reducir los costos del alimento, particularmente en la acuicultura semi-intensiva, como se práctica en Asia; prácticas que contribuyen al grueso de la producción de la acuicultura mundial.

 

Los márgenes de ganancia en la acuicultura de pequeña escala son estrechos; las medidas para el ahorro de costos incrementaran la viabilidad económica de las operaciones. Las medias sugeridas, son también buenas ambientalmente, contribuyendo a prácticas de la acuicultura “más amigables con el ambiente”.  Hay una urgente necesidad para llevar esta información a una granja “ modelo y/o demostración” en un área dada y/o adoptar una estrategia de extensión en cada granja.

 

Referencias.

 

Ali, M., Nicieza, A., Wootton, R.J.,2003. Compensatory growth in fi shes: a response to growth depression. Fish and Fisheries, 4: 147-190.

 

Bolivar, R.B., Jimenez, E.B.T., Brown, C.L., 2006. Alternate-day feeding strategy for Nile tilapia grow-out in the Philippines: marginal cost-revenue analysis. North American Journal of Aquaculture, 68: 192-197.

 

Boonyaratapalin, M., Williams, K.C., 2001. Asian sea bass, Lates calcarifer. In: Nutrient requirements and Feeding of Finfi sh in Aquaculture (CD Webster, CE Lim, eds.), pp.40-50. CABI Publishing, UK.

 

De Silva, S.S., 1985. Performance of Oreochromis niloticus (L.) fry maintained on mixed feeding schedules of differing protein content. Aquaculture and Fisheries Management, 16: 331-340.

 

De Silva, S.S., 2006. Feeds in Asian aquaculture: the key to its long term sustainability. FAO Fisheries Technical Paper (in press).

 

De Silva, S.S., Davy, F.B., 1992. Strategies for finfish nutrition research for semi-intensive aquaculture in Asia. Asian Fisheries Science, 5: 129-144.

 

De Silva, S.S., Perera, M.K., 1983. Digestibility of an aquatic macrophyte by the cichlid Etroplus suratensis (Bloch) with observations on the relative merits of three indigenous components as markers and daily changes in protein digestibility. Journal of Fish Biology 23, 675-684.

 

De Silva, S.S., Perera, M.K., 1984. Digestibility in Sarotherodon niloticus fry: effect of dietary protein level and salinity with further observations on variability in daily digestibility. Aquaculture 38, 293-306.

 

De Silva, S.S., Phillips, M.J, 2006. Cage farming in Asia. FAO Fisheries Technical Paper (in press).

 

De Silva, S.S., Gunasekera, R.M., Atapattu, D., 1989. The dietary protein requirements of young of tilapia and an evaluation of the least cost dietary protein levels. Aquaculture, 80: 271-284.

 

De Silva, S.S., Gunasekera, R.M., 1991. An evaluation of the growth of Indian and Chinese major carps in relation to the dietary protein content. Aquaculture, 92: 237-241.

 

Edwards, P., Tuan, L.H., Allan, G., 2004. A survey of marine trash fish and fish meal as aquaculture feed ingredients in Vietnam. ACIAR Working paper 57, 56 pp. ACIAR, Canberra, Australia.

 

FAO, 2006. Fishstat.Plus. Glencross, B., 2006. The nutritional management of barramundi, Lates calcarifer - a review. Aquaculture Nutrition, 12: 291-309.

 

Gunasekera, R. M., Turoczy, N. J., De Silva, S.S., Gavine, F., Gooley, G.J., 2002. An evaluation of the potential suitability of selected aquatic food processing industry waste products in feeds for three fish species, based on similarity of chemical constituents. Journal of Aquatic Food Product Technology, 11, 57-78.

 

Hashim R., 1994. The effect of mixed feeding schedules of varying dietary protein content on the growth performance of Channa striata fry. Asian Fisheries Science 7, 149-155.

 

Hertrampf, J.W., Pascual, F.P., 2000. Handbook on Ingredients for Aquaculture Feeds. Kluwer Academia Publishers, London, 573 pp.

 

Nandeesha M.C., De Silva S.S. & Krishna Murthy D. (1993) Evaluation of mixed feeding schedule in two Indian major carps, catla (Catla catla) and rohu (Labeo rohita). In: Fish Nutrition in Practice, 4th International Symposium of Fish Nutrition and Feeding, Biarritz, France, June 1991 (ed. by S.J. Kaushik & P. Luquet), pp. 753-765. INRA, Paris, France.

 

Nandeesha M.C., De Silva S.S., Krishna Murthy D., 1995. Use of mixed feeding schedules in fish culture: Performance of common carp, Cyprinus carpio L., on plant and animal protein based diets. Aquaculture Research 26,161-166.

 

Nandeesha M.C., De Silva S.S., Krishna Murthy D., Dathathri K., 1994. Use of mixed feeding schedules in fish culture: field trials on catla, Catla catla (Hamilton-Buchanan), rohu, Labeo rohita (Hamilton), and common carp, Cyprinus carpio L. Aquaculture and Fisheries Management 25, 659-670.

 

Nandeesha M.C., Gangadhara B., Manissery J.K., 2002. Further studies on the use of mixed feeding schedules with plant-and animal-based diets for common carp, Cyprinus carpio (Linnaeus). Aquaculture Research 33, 1157-1162.

 

New, M.B., Tacon, A.G.J., Csavas, I. (eds.), 1993. Farm- Made Aquafeeds, FAO/ RAPA/AADCP, Bangkok, Thailand.

 

Patel,. A.B., Yakupitiyage, A., 2003. Mixed feeding schedules in semi-intensive pond culture of Nile tilapia, Oreochromis niloticus, L.: is it necessary to have two diets of differing protein content. Aquaculture Research, 34: 1343-1352.

 

Phillips, M.J.P., De Silva, S.S., 2006. Finfish cage culture in Asia: an overview on status, lessons learned and future developments. FAO Fisheries Technical Paper.

 

Rathbone, C.K., Babitt, J.K., 2000. Whitefish offals make great fish feeds. World Aquaculture, 31: 20-24.

 

Santiago C.B. & Laron M.A. (2002) Growth and fry production of Nile tilapia, Oreochromis niloticus (L.), on different feeding schedules. Aquaculture Research, 33, 129-136.

 

Srikanth G.K., Nandeesha M.C., Kesavanath P., Varghese T.J., Shetty H.P.C, Basavaraja N.,1989. On the applicability of a mixed feeding Schedule for common carp, Cyprinus carpio var. Communis. In: Aquacultural Research in Asia: Management Techniques and Nutrition (Proceedings of the Asian Seminar on Aquaculture, Malang, Indonesia, 14-18 November 1988) (ed. by E.A. Huisman, N. Zonneveld & A.H.M. Bouwmans), pp. 254-260. Pudoc. Wageningen, the Netherlands.

 

Tacon, A.D.J., 1987. The nutrition and feeding of farmed fish and shrimp - a training manual. 2. Nutrient sources and composition. GCP/RLA/075/ITA, Field Document 5/E. FAO, Rome, Italy, 129 pp.

 

Tacon, A. G.J., 2004. Use of fish meal and fish oil in aquaculture: a global perspective. Aquatic Resources, Culture and Development, 1, 3-14.

 

Wood, J.F., Brown, J.H., MacLean, M.H., Rajendran, I., 1992. Feeds for artisanal shrimp culture in India - their development and evaluation. BOBP/REP/52, Bay of Bengal Programme, Madras, India. 60 pp.

 

Wijkstrom, U.N, New, M.B., 1989. Fish for feed: a help or a hindrance to aquaculture in 2000? INFOFISH International, 6/89: 48-52.