(El Día).- El Gobierno de Canarias se encuentra actualmente revisando la propuesta de ordenación territorial de las explotaciones acuícolas remitida por el Cabildo de Tenerife. El elemento fundamental de la misma es la creación de polígonos, algo que el consejero insular de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, José Joaquín Bethencourt, considera "novedoso y singular; son muy parecidos a lo que estamos proponiendo para ordenar la actividad ganadera".

 

En Tenerife existen 24 explotaciones acuícolas. La mayor parte de ellas está en el frente oeste de la Isla, "que es donde se dan las condiciones marinas más adecuadas", explicó a EL DÍA el consejero. El ejercicio de ordenación del litoral que pretende llevar a cabo la institución insular no se articulará a través de un plan territorial especial, sino que participará de una fórmula de carácter regional, un plan estratégico, el Plan Regional de Acuicultura.

El proyecto que plantea el Cabildo se pondrá en marcha a través de zonas "lo suficientemente amplias como para acoger todas las áreas actuales. Así no habrá demasiada dispersión y podremos hacer un seguimiento correcto de la actividad, garantizando que no compite con otras, léase el turismo, el vertido de aguas residuales depuradas, etcétera". Bethencourt concluyó que es "la mejor vía" para el progreso de la actividad.

El consejero resaltó la creciente importancia de la acuicultura en las Islas. "Canarias es el mayor productor de España de doradas y lubinas y, dentro de Canarias, Tenerife, que hoy por hoy es la isla con mayor presencia, especialmente en lo referente a esas especies, las más demandadas en el panorama español". Tenerife produce en estos momentos 4.800 toneladas de doradas y lubinas de las 8.000 que se producen en el Archipiélago.

Las empresas canarias Acuimarca y Dylcan forman parte, además, de la marca Crianza del mar, que garantiza la frescura, calidad y procedencia nacional del pescado. Acuimarca agrupa a 11 compañías del sector en Tenerife y Dylcan a 15, repartidas entre esta isla, La Palma y Gran Canaria. La idea de la concentración de la producción en polígonos responde a la necesidad de satisfacer las necesidades de otros sectores sin mermar el potencial de la actividad acuícola, de gran rentabilidad.

Bethencourt también apuntó que la Ley de Pesca establece que las competencias en materia de ordenación de la acuicultura recaigan en los cabildos, "pero esta transferencia todavía no se ha llevado a efecto, y tampoco hay un calendario establecido para ello".

De momento, el Gobierno de Canarias quiere firmar convenios bilaterales con los cabildos, continuó el consejero, "no necesariamente simétricos, sino siempre dependiendo de la voluntad que haya de las dos partes para articular y coordinar la colaboración".

Para el Cabildo de Tenerife, esta colaboración pasa por asumir más competencias en materia pesquera, "y para ello nos dotaremos de una mayor estructura", agregó el titular insular de Pesca. Su propuesta de ordenación es un paso más en la delegación competencial.

Fuente: http://www.eldia.es