El ostricultor Paulo Constantino, dueño de la granja marina Fazenda Marinha Ostravagante, en la ciudad de Florianópolis, esta ansioso de empezar a vender parte de su producción a los mercados extranjeros.

 

“Todo el mundo quiere comprar nuestras ostras. Hemos recibido visitas de compradores interesados de China, Malasia, Japón y Emiratos Árabes Unidos” destacó Constantino.

“Nuestras condiciones de crianza óptimas y el tamaño de nuestras ostras son atractivos para los compradores” explicó Constantino. De acuerdo con el, la empresa esta autorizado por el Ministerio de Agricultura y tiene la etiqueta del Servicio de Inspección Federal. “Vendemos a Sao Paulo y Río de Janeiro. También recibimos pedidos de Salvador, Recife, Fortaleza, Bello Horizonte y Manaus” informó el empresario.

De acuerdo con Constantino, solo en Florianópolis existen cientos de granjas marinas. La variedad de ostra producida en Santa Catarina es la Crassostrea gigas, conocida como ostra del pacifico. Actualmente, esta variedad representa el 95% de la producción nacional.

“La única razón por la cual aun no exportamos es que Brasil no tiene una regulación sobre la crianza de ostras. Esperamos que este tema burocrático se resuelto en julio de 2008” explicó Constantino. “Una vez que contemos con una legislación orientada a la exportación, seremos capaces de incrementar nuestra producción en 100%”.

Fuente: ANBA