SANTIAGO (Ecoceanos News).- La Central de Trabajadores de Noruega (LO) que visitó las regiones salmoneras chilenas en diciembre pasado envió un informe al Ministro de Exteriores de su país, en el que exigen que las compañías nórdicas que operan en Chile, eleven los salarios de los trabajadores, negocien solo con los sindicatos y disminuyan al mínimo el uso de antibióticos en su producción.

 

El informe publicado hoy por LO además entrega una serie de otras demandas y un análisis acerca de cómo funciona política y económicamente Chile, en el que exponen el poco poder que tiene el Gobierno para mejorar las Leyes Laborales y la gran diferencia de ingresos entre gerentes y trabajadores.

LO recomienda además que “el Estado noruego debe participar de manera más activa en Mainstream donde es dueño del 43,5 por ciento de las acciones”.

Además recomienda que “no es suficiente la legislación chilena. Las empresas noruegas deben ser un modelo para toda la industria salmonera en Chile. Adicionalmente, la industria salmonera debe respetar el medio ambiente chileno tanto como el noruego”

Criticas a conformación de salarios

La CUT Noruega informa que la construcción del salario en el sector salmonero es un sueldo base más bonos de producción y horas extras. “En Chile, el sueldo mínimo es de $144.000 mensuales. En las empresas noruegas, el sueldo base es a veces por debajo del sueldo mínimo”, reconocen los noruegos.

“Como punto de partida, existe un bono por producción de línea, que en la práctica trata de un bono, en parte, individual. Marine Harvest ha implementado un sistema donde el bono se reduce por ausencia, por pausas o por visitas al baño”.

“Muchas veces los pocos baños que hay, quedan lejos”, dice LO. Y “las visitas al baño requieren la repetición de las rutinas de vestimenta e higiene. Más de 30 minutos de ausencia diaria, sin contar la colación, lleva a la reducción del bono. Esto puede ser una discriminación a la mujer, ya que ellas acuden al baño más seguido, por ejemplo cuando menstrúan o cuando están embarazadas. Si uno se ausenta un día por mes, el bono se reduce al 50 por ciento en Marine Harvest. Si uno falta más, pierde todo el bono”.

En promedio, el 48 por ciento del salario del trabajador surge del ingreso base, mientras que el 28 por ciento, sale del sistema de bono. Lo adicional proviene principalmente de las horas extraordinarias.

La delegación de sindicalistas noruegos también prestó gran atención a la gran diferencia en la distribución del ingreso. “En Chile se practican las grandes diferencias entre el salario de los jefes y de los trabajadores. Esto también se practica en las empresas noruegas”, afirma el informe.

“Un gerente de producción en la empresa Marine Harvest gana $2.500.000 mensualmente. Luego hay 9 jefes de área productiva que ganan $ 1.300.000 mensuales. Cuatro gerentes de producción en Mainstream ganan $1.500.000 mensualmente”, dice el reporte.

El informe afirma que los trabajadores de estas empresas ganan un salario promedio de $230.000 bruto al mes y unos $188.000 de salario neto. Según el Ministerio del Trabajo y Previsión Social, tal remuneración está cerca del límite de pobreza y por debajo de lo que la Iglesia Católica considera un salario ético ($250.000).

Salud, ambiente y seguridad

“Las medidas de salud, ambiente y seguridad pueden mejorar a través del trabajo en común por parte de la dirección y de los dirigentes”, dicen los sindicalistas nórdicos y agregan que “las empresas tienen modernas líneas de producción, pero carecen de equipo moderno para reducir las cargas físicas y por lo tanto no reducen las probabilidades de accidentes laborales”.

LO también deja consignado que “muchas veces las mutuales representan los intereses de la gerencia de la empresa”. Los dirigentes chilenos le expresaron que “las mutuales indican que las enfermedades laborales son ‘congénitas’”. Esto, como un resquicio para no registrar enfermedades provocadas por la actividad laboral.

Respecto a los buzos, la CUT Noruega afirma que “Marine Harvest tiene como política que los buzos se deben contratar, mientras Mainstream contrata a los buzos que trabajan en las balsas jaulas, mientras que los buzos para otras faenas se subcontratan”.

“Los números de accidentes de buzo, son especialmente altos por la carencia de capacitación y equipo de seguridad”, precisa.
Antibióticos y medio ambiente

“Ambas empresas noruegas tienen graves problemas con las enfermedades del salmón, ya que son resistentes a los antibióticos comunes, debido al uso excesivo en toda la industria”, afirma el reporte.

Agrega que “los trabajadores no son informados sobre las consecuencias del uso de antibióticos. En la reunión con las ONG medioambientales, se reclamó que se están utilizando antibióticos que son prohibidos en otros países”.

Durante la visita de la delegación nórdica, 90 trabajadores fueron despedidos debido al problema con el virus ISA. Según LO, los dirigentes les informaron que existe la posibilidad que cerca de 300 a 400 personas podrían ser despedidas por esta misma razón en el futuro.

Salmones afectan a Mapuches

LO también aborda los negativos impactos que está generando la industria del salmón en las comunidades Mapuche/Huilliche de la zona. “La gente indígena que vive del pescado y marisco, temen la contaminación tanto por parte del alimento del salmón, como de los antibióticos y las consecuencias por fuga de salmones. Más encima, las especies pelágicas se utilizan en la producción del alimento de salmón”, dice el informe.

Pone como ejemplo el caso de lo que estaría ocurriendo en Caulín, Chiloé, donde Marine Harvest, ha trasladado un centro de cultivo, solo a unos cientos metros de la zona donde familias Huilliches tradicionalmente pescan y marisquean.

“La bahía es muy poco profunda y esto aumenta el peligro de contaminación. Esto se ha efectuado sin que el pueblo indígena haya sido consultado. Los Huilliches temen una grave contaminación”.

Y critican al Estado chileno porque el país “no ha ratificado la Convención 169 de la OIT sobre la participación de los pueblos indígenas en las decisiones que afectan su tierra”

Mujeres

Las mujeres están especialmente expuestas a condiciones laborales inseguras, dice LO. “Las mujeres muy rara vez tienen cargos superiores; se les paga menos que a los hombres; y en ocasiones se les reduce el bono”.

El Comité de LO verificó que “en algunas empresas las mujeres embarazadas son consideradas no productivas y se utilizan para las tareas donde se gana menos; además las mujeres están obligadas a renunciar o a disminuir su permiso maternal”.

“Hubo un caso en Mainstream, donde las madres con hijos pequeños fueron trasladadas a una línea de producción, donde no se obtenía el bono”, consigna el informe, que además reclama porque las madres deben retirar a sus hijos de salas cunas nocturnas, cuando terminan sus turnos en la madrugada, todo lo cual afecta a estos niños.

Sin embargo, LO afirma que las condiciones laborales en las dos empresas noruegas, Marine Harvest y Mainstream, son mejores que en el resto de compañías multinacionales y nacionales que producen salmón en el sur de Chile.