(Correo Gallego).- La conselleira de Pesca de la Xunta, Carmen Gallego, permaneció casi cinco horas en el interior de una piscifactoría de Carballo ante la protesta que realizaban a las puertas de la instalación unos cuarenta afectados por el plan acuícola que promueve el gobierno gallego en la Costa da Morte.

 

Gallego entró en las instalaciones para la cría y producción de truchas que Isidro de la Cal tiene en Carballo a las doce de la mañana. Tras un breve recorrido por las instalaciones, en las que escuchaba como el grupo de manifestantes provenientes de Camelle, en Camariñas; Merexo, en Muxía; Seiruga, en Malpica; y Quilmas, en el municipio de Carnota, coreaban consinas pidiendo su dimisión o acusándola de "mentirosa".

Ante la reclamación del grupo manifestante de ser recibidos por parte de la conselleira, esta decidió permanecer en el interior de la instalación. Como las horas se iban sucediendo, y del lugar no se movía nadie, ni dentro ni fuera, un guardiacivil se presentó en las puertas de la piscifactoría, reclamando un único portavoz, que sería recibido por Carmen Gallego. Esta persona entró en la instalación, pero la gran sorpresa era que la conselleira de Pesca había escapado en un coche no oficial por una puerta lateral. Eran cerca de las cinco de la tarde.

El plantón fue encajado muy mal por las personas allí congregadas, que juraron que continuarían con sus movilizaciones en contra de la construcción de las instalaciones en la costa, y fue cuando los ánimos más se soliviantaron, acusando a la titular de Pesca de "sinvergüenza, manipuladora, falsa" y otros improperios por el estilo.

Los vecinos que se oponen a la instalación consideran que las promesas que se les están realizando desde la Xunta no son reales, pues aseguran que los más de 2.000 puestos de trabajo que dicen que van a crear con las granjas acuícolas se quedarán en menos de la mitad.

Defensa del Plan Acuícola

Carmen Gallego volvió a insistir a que el Plan Acuícola que promueve la Xunta de Galicia es compatible con el medioambiente, que no va a crear ningún tipo de residuo medioambiental, y que los efectos sobre el paisaje serán mínimos. Estas manifestaciones chocan frontalmente contra el cada vez mayor número de voces que se alzan de forma contraria a esos planes, y a las protestas y manifestaciones que se vienen sucediendo, también ya se le han expresado en contra alcaldes afines al gobierno autonómico. Gallego aclaró que el plan continuará adelante, que irá cumpliendo los plazos establecidos y todos los requisitos exigidos .

Fuente: http://www.elcorreogallego.es