(Terra). A lo largo del siglo XX, y muy especialmente en su segunda mitad, se ha detectado la entrada en el mar Mediterráneo de 105 especies exóticas de peces, 69 de ellas a través del canal de Suez procedentes del área indo-pacífica y el resto, de origen atlántico, por el Estrecho de Gibraltar.

 

El investigador del Instituto Español Oceanográfico (IEO) Enric Massutí, explicó a Efe que la aparición de estas especies 'ajenas' obedece a causas como las migraciones naturales, cambios en la temperatura del agua por su 'meridionalización' y 'en mucho menor grado' por el impacto de las actividades humanas, como pueden ser la acuicultura y el transporte marítimo.

A las 90 especies detectadas hasta 2002, se han sumado entre 2002 y 2004 otras 5 especies exóticas (3 indo-pacíficas y 2 atlánticas) y además 8 que habían entrado previamente en el Mediterráneo ampliaron su área de distribución e incluso una aumentó 'considerablemente' su número de ejemplares.

De 2004 a 2006, se recogieron otras 10 especies 'ajenas' (7 indo-pacíficas y 3 atlánticas) y 9 han ampliado su rango de distribución.

Entre las especies 'ajenas' o 'exóticas' hay 'un poco de todo', como, por ejemplo, tiburones, que durante sus migraciones pueden entrar en el Mediterráneo y volver a salir.

A los peces 'forasteros' se suman 137 especies de moluscos y 63 de crustáceos.

Las consecuencias que pueden tener esos cambios en la ictiofauna mediterránea, dijo Massutí, se deberán seguir en los próximos años, si bien algunas especies que han entrado por el canal de Suez se han asentado en el área, han incrementado su número en el Mediterráneo oriental e, incluso, compiten con las especies autóctonas.

En otros casos, sólo se trata de peces, especialmente tiburones, que en sus largas migraciones pueden entrar ocasionalmente en el Mediterráneo, indicó el investigador, uno de los autores que ha colaborado en la elaboración del Atlas de Especies Exóticas en el Mediterráneo (CIESM).

Sobre la posibilidad de que en el Mediterráneo pudiera encontrarse un tiburón u otro animal 'prehistórico' como el que salió a la superficie en el mar de Japón, Massutí cuestionó que pueda suceder porque se han realizado prospecciones de su fauna hasta 4.000 de los 5.000 metros de profundidad máxima que tiene.

'Esto no quiere decir que nuevos trabajos y campañas de investigación puedan aportar información sorprendente', añadió.

 

Fuente: http://actualidad.terra.es