TUMBES (Andina).- El director regional de la Producción de Tumbes, Jorge Querevalú, advirtió hoy que en el sector langostinero existe preocupación por las exportaciones a consecuencia del derrame de combustible que se produjo tras el incendio y explosión en el B.A.P. Supe.

 

“No han paralizado sus labores como los pescadores artesanales, pero sí tienen temor por la repercusión del comercio al exterior si su producción se ve impactada de forma negativa”, declaró.

Mencionó que se espera que no haya problemas para las 500 toneladas que están próximas a ser cosechadas y luego destinadas a mercados de los Estados Unidos y Europa.

Recordó que el año pasado el volumen de producción fue de siete mil 551 toneladas en Tumbes, donde laboran 58 empresas langostineras, entre las de menor y mayor escala, sobre un área de 3 mil 250 hectáreas.

El funcionario comentó que el sector langostinero se ha organizado en las últimas horas y prepara un pronunciamiento en el que responsabilizaría a la empresa BPZ Energy de lo que pueda sucederles.

De otro lado refirió que los más de mil 200 pescadores artesanales de Zorritos pierden entre 50 y 60 nuevos soles cada uno por día que no salen a cumplir sus faenas, lo que sucede desde el miércoles.

Asimismo subrayó que las embarcaciones de cerco y arrastre que pescan más allá de las cinco millas pierden cada una entre 800 a mil soles por día no trabajado.

El incidente con el B.A.P. Supe se produjo a las 08:55 horas del miércoles, cuando esta unidad petrolera auxiliar asignada al servicio naviero comercial realizaba faenas de carga de combustible para la empresa BPZ.

De los 13 heridos, el jueves falleció uno, identificado como el técnico de tercera Santos Mendoza, quien tenía el 98 por ciento de su cuerpo con quemaduras.