La National Penghu University tuvo éxito en criar calamares un ambiente totalmente controlado, un logro que podría detener la disminución de los calamares en la naturaleza.

 

“El nacimiento del calamar en un ambiente controlado artificialmente es el primer programa de su clase en Taiwán” informó Wong Chin-ping, un investigador de la universidad.

Wong destacó que el equipo de investigación cultivo con éxito 1 500 calamares la última primavera, los mismo que fueron obtenidos de 2 000 huevos recolectados en la naturaleza. Un ciento de ellos fueron criados en tanques den un laboratorio y fueron alimentados con camarones.

El calamar crece rápidamente de un peso de 500 g a 800 g cuando tiene nueve meses de edad, dijo Wong. La última puesta de huevos, produjo alrededor de 1 000 calamares de 1 a 3 cm en tamaño. Alrededor de 500 de ellos murieron antes de alcanzar la madurez.

El objetivo del proyecto es la producción en masa de calamar, un alimento de origen acuático muy popular.

Sin embargo, en los últimos años, el número de calamares en la naturaleza ha disminuido marcadamente. Pocos equipos de investigación están tratando de criar estos animales en tanques.

El proyecto esta orientado a estimular la regeneración de las poblaciones de calamar y desarrollar las industrias marinas y la acuicultura, destacó Wong.

El molusco usado en el proyecto es el calamar faraón. La expectativa de vida de este animal es d euna año y produce aproximadamente entre 300 a 500 huevos, una sola vez durante toda su vida, mencionó Wong.

Bajo condiciones de cultivo, la tasa de supervivencia de calamar fue de 80%, una tasa más alta que la registrada en la naturaleza, según Hsue Yung-lin, estudiante de la universidad que participa en el programa.

Fuente: Taipe Times