El portavoz del BNG en el Parlamento gallego, Carlos Aymerich, anunció ayer en Carballo que mañana lunes propondrá a su homólogo del PSdeG, Ismael Rego, 'presentar una iniciativa conjunto de las dos fuerzas políticas para modificar el Plan Acuícola' elaborado por la Consellería de Pesca.

 

Según indicó Aymerich, 'es de sentido común parar y repensar un plan que está teniendo tanta contestación social en la Costa da Morte', por lo que los nacionalistas plantearán que no se construyan las piscifactorías de Seiruga (Malpica), Camelle (entre Vimianzo y Camariñas) y Merexo (Muxía), previstas en el plan, sin excluir otros cambios en el resto de Galicia.

'Nos alegramos de que el PSOE esté dispuesto a modificar su opinión', aseguró en referencia a la posición de la Executiva Comarcal Socialista de Bergantiños, contraria a la planta de Seiruga. 'Por el BNG no va a quedar, pensamos que es de recibo cambiar el Plan Acuícola', reiteró.

Carlos Aymerich realizó estas manifestaciones en Carballo en una reunión de trabajo en la que participaron cerca de 100 personas, entre diputado del BNG en el Parlamento gallego y cargos públicos y orgánicos de las comarcas de Bergantiños, Terra de Soneira y Fisterra, que los nacionalista aprovecharon para presentar su 'Aposta pola Costa da Morte'.

No se hizo esperar y corrió a cargo del propio portavoz del PSOE en el Parlamento gallego, un Ismael Rego que declinó el ofrecimiento de sus socios nacionalistas y aprovechó para recordarles que 'que el Plan de Acuicultura de Galicia, cuenta con el apoyo y el aval de todo el Gobierno gallego y por supuesto del grupo parlamentario socialista, y de los socialistas galegos'.

Rego afirmó tajantemente que 'en ningún caso' el PSOE se va a prestar a 'ninguna maniobra derivada del nerviosismo electoral', para poner en cuestión un Plan, que supone situar a Galicia como uno de los principales referentes de Europa en materia de Acuicultura'.

El diputado lucense recomendó serenidad a sus socios de gobierno 'en lo que respecta al apoyo sin titubeos de los grandes proyectos de país en favor de todos, y sin estar midiendo todos los días, en todos los casos, los posibles desgastes o beneficios electorales'.

Por último, Rego subrayó que 'la responsabilidad de sustentar un gobierno es un privilegio que otorgan los ciudadanos, y que exige por lo tanto altas cotas de serenidad y de responsabilidad', recomendó.

Fuente: Terra