El profesor Yonathan Zohar ha pasado casi toda su vida investigando la producción de peces, y tiene una solución para detener la dramática disminución en la pesca.

 

Zohar ha creado piscigranjas para el ambiente urbano. Sus piscinas pueden cerca los mercados en donde se comercializa pescado, en almacenes de la ciudad y en un condominio.

“Es claro que el consumo de alimentos de origen acuático y pescado esta en aumento, debido a los grandes beneficios para la salud… pero ahora estamos sobrepescando” resaltó Zohar, director del Center of Marine Biotechnology en la University of Maryland. “Necesitamos cambiar las prácticas y volvernos más eficiente en una forma que sea compatible con la tierra”.

Zohar, quien nació en Jerusalén y se graduó de Hebrew University, piensa que su solución es ideal. En el sótano del centro en Baltimore, el ha construido una serie de piscinas de peces de alta tecnología. Las piscinas están llenas con agua dulce del grifo, y ha sido acondicionado con sales y amortiguadores, para imitar el ambiente marino.

Usando conceptos avanzados de microbiología, Zohar ha entrenado microbios especiales que viven en simbiosis con el pez, con la finalidad de digerir sus desechos. De esta forma las piscinas de peces son bioseguros y libres de contaminantes, según Zohar.

Además, una parte de los desechos sólidos que se originan por el alimento no consumido o por los subproductos microbianos, es convertida en metano y usado como biocombustible, dijo Zohar.

Las piscinas de peces urbanas, cada una del tamaño de una piscina de niños con paredes más altas y techo, pueden ser puestas en operación en cualquier lado, destacó Zohar.

Zohar esta buscando un inversionista para construir una planta piloto. El vienen engordando a dorada del Mediterráneo (Sparus aurata).

Fuente: Israel 21c