(El Comercio Digital).- La empresa gallega Marcultura ha presentado ante el Ayuntamiento de Cangas del Narcea la solicitud para reabrir la antigua piscifactoría de Vega de Hórreo. Esta actividad forma parte del proyecto que impulsa esta misma compañía para instalar en el embalse de Grandas de Salime una granja de salmones y truchas. El Consistorio ha sometido esta solicitud a información público por espacio de diez días.

 

El objetivo de Marcultura es el de llevar a cabo en las instalaciones de Vega de Hórreo la primera fase de su proyecto de engorde de salmónidos en Salime. De esta forma, en la piscifactoría se llevarán a cabo las labores de obtención de los alevines que, posteriormente, serán trasladados hasta la presa grandalesa para su cría.

Según las primeras previsiones de la empresa, la reapertura de la antigua piscifactoría de Vega de Hórreo supondrá la creación de ocho puestos de trabajo directos.

El proyecto de cría de salmones que impulsa Marcultura se divide en tres fases. Tras la cría de alevines en estas instalaciones canguesas, los ejemplares serán trasladados a Grandas de Salime. En el embalse de esta localidad, según la idea de la empresa, se instalarán 96 jaulas de doce metros de diámetro en las que se procederá al engorde de las truchas y salmones. Según las previsiones ya anunciadas por la compañía, la producción anual en esta granja alcanzará las 3.000 toneladas al año.

La última fase consiste en el envasado y comercialización de los peces. Tendrá lugar en un planta que la empresa prevé construir en el centro de Asturias. En total, este ambicioso proyecto dará empleo directo a 83 familias.

Reparos del Principado

Sin embargo, el desarrollo de este plan ha recibido reparos del Principado. El pasado mes de noviembre, la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, cuestión el modelo de cultivo propuesto por Marcultura -mediante unas granjas instaladas en el propio embalse- ya que «podría poner en riesgo la calidad de las aguas».

Ahora bien, pese a los reparos, la consejera no se opone a la ejecución de este proyecto siempre y cuando se proponga un modelo de cría y de engorde de los salmones y truchas diferente. Es decir, por ejemplo, mediante un sistema similar al que se emplea en las piscifactorías, donde los peces son alimentados fuera de los cauces de los ríos y el drenaje de las piscinas se realiza mediante un sistema previo de depuración.

La consejera de Medio Ambiente considera que este modelo es el más adecuado desde un punto de vista ambiental, ya que el que emplea jaulas introducidas en masas de agua como el embalse podría causar efectos negativos a los ecosistemas fluviales.

Por su parte, el alcalde de Cangas del Narcea, José Manuel Martínez, señaló ayer que esta iniciativa es una buena noticia para el concejo, «ya que supone una buena inversión que creará empleo».

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com