Santiago de Chile (Ecoceanos News). Los embajadores de Chile en Estados Unidos, Italia y Noruega, comunicaron a la Ministerio de Relaciones Exteriores en Santiago, su preocupación por diversos artículos de prensa aparecidos en esos países y que informan acerca de los bajos estándares ambientales, sanitarios y laborales con los que opera la industria del salmón en Chile. Además advierten acerca de las acciones de la campaña “PureSalmon” y solicitan informes a la cancillería para desvirtuar las argumentaciones del grupo de organizaciones ambientalistas que integran esta iniciativa.

 

Según publica este domingo el diario La Nación, desde Roma el embajador Gabriel Valdes dice a la Cancillería que “el periódico de circulación nacional, Il Manifesto, publicó un artículo que se refiere a la producción de salmón en nuestro país, haciendo especial hincapíe en la contaminación que se estaría produciendo en el cultivo de dicho recurso, debido principalmente por el uso de antibióticos y fungicidas”.

“Asimismo, se señalan algunas dificultades que han tenido algunos embarques llegados a Europa por habérseles encontrado sustancias tóxicas en su carne, así como por eventuales incumplimientos de las leyes laborales por parte de los productores de salmón de la 10ª Región”, continúa la nota diplomática del embajador chileno en Italia.

Agrega además que el artículo de Il Manifesto “insta a apoyar la iniciativa de un grupo de consumidores orientada a una producción más ‘justa, limpia y ecológica’ a través de su página web www.puresalmon.org”

El embajador Gabriel Valdes “estima que una campaña negativa de este producto chileno podría perjudicar la imagen que de éste, tiene el consumidor italiano, no descartándose futuras presiones por parte de sectores ecologistas o de grupos interesados destinadas a evitar el ingreso de este producto en Europa o en otros mercados internacionales”.

Por último el diplomático solicita “algún documento que desvirtúe lo señalado por el diario Il Manifesto”, y que “sería oportuno divulgar las características positivas de la industria chilena del salmón, en que a su vez de cuenta respecto de las mejoras realizadas en los ámbitos ecológicos y laborales”.

DESDE ESTADOS UNIDOS Y NORUEGA
Anteriormente, dice La Nacion, el embajador chileno en Estados Unidos, Mariano Fernández había enviado mensajes al Ministerio de Exteriores en que advierte que la Pure Salmon Campaign “está promoviendo una campaña de desprestigio hacia la industria del salmón cultivado”.

Fernández también cita que los diarios The Washington Post y el International Herald Tribune publicaron artículos relativos a la acción de Pure Salmon: “esta campaña ha tenido un impacto en la industria gastronómica local. El editor de la revista ‘Food Monthly Serrvice’ nos comentó que había asistido a un evento en el prestigioso restaurante The Equinox, invitado junto a otros periodistas y representantes de la industria de restaurantes para discutir sobre la utilización del salmón cultivado en la gastronomía del área. En esta oportunidad –dice el embajador chileno-, se habría distribuido material informativo y exhibido un documental sobre las precarias condiciones de la industria salmonera en Chile”.

La Cancillería chilena también recibió mensajes de su embajada en Noruega, desde donde el primer secretario, Jorge Guzman, emitió otro oficio similar en el que informaba del interés de la prensa nórdica por la posible alianza entre la salmonera local Cermaq y AquaChile, definida como una “empresa líder e internacionalmente reconocida por su eficiencia y su competitividad”.

En las últimas semanas además han aparecido artículos en diarios electrónicos de Noruega informando acerca del inédito paro de faenas que realizaron trabajadores de la compañía Mainstream, subsidiaria de Cermaq, donde protestaron por los bajos salarios, extensas jornadas laborales y malos tratos recibidos por los mandos medios de esta empresa.