(Desarrollo Inteligente).- La Comunidad inauguró hoy en el Puente del Perdón, en Rascafría, un Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados, un ambicioso proyecto que pretende recuperar las poblaciones de los anfibios en peligro de la Sierra de Guadarrama y mejorar el estado de conservación del resto de las especies de este grupo, así como desarrollar labores de investigación sobre la biología de estos vertebrados. Esta iniciativa, pionera en Europa, ha sido puesta en marcha por el Ejecutivo regional en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales y con el Zoo británico de Jersey (FDurrel Wildlife Conservation Trust).

 

“El Ejecutivo regional tiene en marcha medidas de recuperación de anfibios que se han convertido en referente europeo. Años de investigación y seguimiento por parte de los especialistas de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han permitido conocer la realidad de los anfibios en la Sierra de Guadarrama y constatar el descenso de las poblaciones de algunas especies. Para favorecer la recuperación de estos vertebrados amenazados se hace necesaria la apertura de este centro destinado a la cría masiva de ejemplares en cautividad que serán liberados a su hábitat natural para reforzar las poblaciones actuales”, aseguró la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Beatriz Elorriaga, que inauguró hoy las instalaciones del Centro de Cría en Cautividad de Anfibios. Elorriaga destacó que los anfibios es uno de los grupos animales más amenazados del mundo siendo sus principales amenazas la alteración y destrucción de sus hábitats así como enfermedades emergentes en los últimos años que están provocando extinciones masivas de poblaciones. Al menos, un tercio de las 2.000 especies de anfibios existentes en el mundo se encuentran en peligro por diversos motivos.

“En la Comunidad de Madrid somos plenamente sensibles a esta problemática por lo que ponemos en marcha, junto con otras actuaciones, un centro de cría en cautividad que nos permitirá conservar en la Región a estas especies de vertebrados, que tienen gran importancia al servir como indicadores del estado de los ecosistemas”, aseguró la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Diez especies de anfibios

El centro se ubica en el Parque Natural de Peñalara, una de las áreas de montaña con mayor biodiversidad de anfibios de toda Europa. En este espacio natural viven 10 especies, dos de las cuales – el sapo partero (Alytes obstetricans) y la rana patilarga (rana iberica)- se encuentran especialmente amenazadas, la primera por un hongo (Batrachochytrium dendrobatidos) que provoca la enfermedad conocida como quitridiomicosis que está llevando a la casi extinción del sapo partero; y la segunda por la introducción en los años sesenta de ejemplares de salvelino, un tipo de trucha americana muy apreciada para la pesca deportiva, que colonizó los humedales de Peñalara desplazando a la rana patilarga de esta zona.

El nuevo centro de cría en cautividad de anfibios empezará reforzando las poblaciones de sapo partero y de rana patilarga, para ampliar posteriormente a la cría de otras especies. Los nuevos ejemplares serán reintroducidos inicialmente en los humedales del Parque Natural de Peñalara, incluidos en el convenio RAMSAR, y una vez se mejoren sus poblaciones se soltarán en las charcas y lagunas del resto de la Sierra de Guadarrama.

En este centro se llevará a cabo la producción masiva de nuevos ejemplares a partir de puestas de huevos recogidas en el campo (rana patilarga) o nacidos en cautividad a partir de un reducido número de adultos fundadores (sapo partero). Estos ejemplares criados serán liberados en ecosistemas naturales donde se llevará a cabo un seguimiento posterior a la suelta.
Investigación y divulgación

Este centro se crea con el objetivo de convertirse en un referente en la investigación biológica para lo que se pondrán en marcha avanzadas terapias de tratamiento para los sapos parteros mediante temperaturas elevadas y baños con fungicidas que combatan la enfermedad producida por el hongo. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio utilizará estas instalaciones para la divulgación científica sobre la problemática de los anfibios en la Sierra de Guadarrama y en todo el mundo.

La Comunidad de Madrid ha creado este centro de cría de anfibios en un antiguo cobertizo ganadero situado en el Puente del Perdón que ha sido restaurado adecuándolo a las necesidades del programa de recuperación tales como una unidad a baja temperatura, con 38 acuarios de 80 litros cada uno, donde se desarrollan los ejemplares en fase larvaria, un cuarto a alta temperatura para conseguir el crecimiento de los ejemplares juveniles y la reproducción de los adultos fundadores de la colonia, y un tanque para el tratamiento de las aguas utilizadas antes de ser vertidas al medio.

Las instalaciones cuentan también con un cuarto climatizado a elevada temperatura para la producción masiva de alimento vivo (fundamentalmente grillos y moscas) que garantice la alimentación de los ejemplares adultos durante el programa.

Este novedoso centro de cría en cautividad de anfibios viene a complementar las iniciativas puestas en marcha por la Comunidad de Madrid en los últimos dos años, dentro del Plan de Recuperación de Anfibios. El Ejecutivo regional ha realizado en este tiempo una rigurosa investigación científica sobre el estado de las diferentes poblaciones de anfibios existentes en la Sierra de Guadarrama. Asimismo, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha llevado a cabo la recogida de larvas enfermas y su posterior tratamiento en cautividad. Estos trabajos se han realizado en un “hospital” o instalaciones sanitarias provisionales habilitadas para anfibios en el Puerto de Cotos en el que se investigan diferentes métodos para la curación de estas especies.

Igualmente, el Ejecutivo regional ha recuperado zonas naturales degradadas, como el arroyo del Puerto de Cotos, y ha creado nuevas masas de agua para favorecer la reproducción de los anfibios. Además, en los lugares en los que la recolonización natural de anfibios resulta complicada se ha recurrido a la introducción de ejemplares (larvas y recién metamorfoseados) procedentes de las zonas con mayor densidad. También se han instalado refugios para asegurar la supervivencia de las especies y se ha retirado de la Laguna Grande de Peñalara una especie de pez (salvelino) nocivo para la supervivencia de los anfibios, cuya erradicación está asimismo a punto de conseguirse en los Arroyos de Peñalara y Pepe Hernando.

Fuente: http://www.desarrollointeligente.org