RIO DE JANEIRO.- El consumo de camarón de cultivo (carcinicultura) se ha multiplicado por cinco en los últimos años, según el Director de Comercialización de la Secretaria Especial de Aqüicultura e Pesca (SEAP) de la Presidencia de la República, Guilherme Crispim.

 

En el 2003, apenas el 10% del camarón de cultivo era comercializado en el país; actualmente del 60 al 70% se comercializa internamente. “El consumo de quintuplicó en un periodo de tres años” informó Crispin.

Río de Janeiro, según la Associação de Pregoeiros de Pescados do Rio de Janeiro (Appaerj), tiene uno de los consumos más elevados de camarón del país, equivalente a 23 kilogramos per capita por año.

Crispim indicó que SEAP ve con buenos ojos la comercialización del producto en el mercado interno. “La gente ve la importancia de exportar, de generar divisas para el país. Mucho más importante es que el consumo de pescado aumente en Brasil, y que la cadena productiva se desarrolle en equilibrio con dos pilares, la exportación y del mercado interno” afirmó el director.

Según la opinión de Crispim, el mercado interno se fortalece debido a las fluctuaciones cambiarias y económicas.

La carcinicultura comenzó a crecer principalmente en el Noreste, en los estados de Río de Janeiro, Espíritu Santo y Santa Catarina, a partir de 1998, en base a la exportación. El sector experimento un aumento potencial hasta el 2003, cuando USA implementó normas antidumping contra los seis principales exportadores mundiales de camarón, entre ellos Brasil.

De acuerdo con Crispim, esto dificulto las exportaciones brasileñas de camarón para USA, y por lo tanto se orientaron al mercado europeo. Con la valorización del real frente al dólar y el euro, las exportaciones se volvieron menos lucrativas.

El productor se volvió más eficiente en la producción de camarón, concentrando sus esfuerzos en el mercado doméstico, a partir del 2006. Este proceso se fue consolidando a lo largo del 2007, cuando los camarones se vendían a bajo precio, explicó Crispim.

El presidente de la Associação Brasileira de Criadores de Camarão (ABCC), Itamar de Paiva Rocha, prevé que la tendencia es al incremento de la producción de camarón en el país, debido a la capacidad ociosa existente.

Según Itamar, Brasil llego a producir 90 mil toneladas de camarón de crianza en el 2003; para el mismo año se comercializo 18 mil toneladas en el mercado interno. En el 2007, esta cantidad subió a las 50 mil toneladas, de esta forma el 76% de la producción se orienta al mercado interno.

Itamar indicó que el sector dispone actualmente de la más moderna tecnología para el cultivo de camarón, de modo que pueden garantizar una mayor calidad del producto.

Fuente: Agencia Brasil