(Diario de Aysén).- Durante la semana pasada estuvo de visita en la región el asesor del Instituto de Cooperación Internacional de la Japan International Cooperation Agency (JICA), Akio Hosono, quien se reunió con diferentes instituciones relacionadas con la actividad y desarrollo de la industria de la salmonicultura en Aysén.

 

Respecto de los motivos de su visita, Hosono explicó que "en esta región estuvo un equipo japonés de JICA, el cual primero junto Sernapesca y después con el Instituto de Fomento Pesquero, IFOP, ha llevado a cabo proyectos de acuicultura de salmón en esta región. Instituciones públicas como Sernapesca e IFOP, junto con la cooperación japonesa, tienen una buena relación de comunicación con el sector productivo, las empresas salmoneras, lo cual se ve reflejado después de varios años de esfuerzo conjunto, como un modelo de cooperación japonesa para apoyar el éxito de una nueva industria, porque prácticamente no existía y ahora tiene una presencia grande en la región", señaló, para agregar luego que "por un lado han ido surgiendo empresas emprendedoras de salmón, pero estas empresas han podido contar con las informaciones resultado de investigaciones y, a veces, incluso materiales como alimento para peces o huevos nacionales producidos por proyecto IFOP-JICA. Esta es una buena combinación porque cuando, por ejemplo, surge la enfermedad BKV, inmediatamente este proyecto se dedica a investigarla, buscar sus causas y los huevos infectados. En las instalaciones se construyó la única planta de alimentos para los alevines, porque la mayoría de plantas de alimentos de peces en el país son pellet para alimentación general, llevándose a cabo una serie de estudios e investigaciones que sirvieron para muchas empresas salmoneras, las que han podido contar con esta información para reducir el riesgo de iniciar las inversiones, porque si tuvieran que hacer sus propias investigaciones les habría costado mucho más. Entonces esa conexión entre fomento productivo e investigación es interesante, esa experiencia queremos rescatar para compartir con los chilenos y con los japoneses como marco de referencia hacia el futuro".

EL APORTE DE PROCHILE

Según lo expresado por Hosono, este trabajo se viene desarrollando desde el año 1969, ocasión en la que el chileno Pablo Aguilera viajó ese año a la isla japonesa de Hokaido, comenzando el proyecto formal en nuestra región en 1972, específicamente en el Río Simpson. Esto continuó hasta los comienzos de la década de los '80, la cual es muy importante porque durante ella la industria de la salmonicultura consolidó sus bases para la siguiente década de expansión masiva, en la cual empresas chilenas y japonesas conjugaron sus esfuerzos a través de diversas tecnologías de procesamiento del salmón destinadas a satisfacer las demandas de los consumidores.

Esta es la década en la que ProChile aparece en escena, con el objetivo de abrir los mercados japoneses, enviando misiones y estableciendo contactos y vínculos con los importadores. Para el ejecutivo, ProChile ha cumplido una importante labor en el desarrollo productivo sostenible, pues la producción requiere de un marco en el cual converjan investigación, infraestructura, procesamiento, valor agregado, para tener un producto de calidad, además de los canales de distribución y comercialización adecuados en este mundo globalizado y competitivo, participando cada uno de estos componentes en distinta forma.

"Es una combinación de esfuerzos de diferentes actores, dentro de los cuales ProChile y JICA, entre otras, destacan por su labor", indica Hosono, agregando que "para mí es muy importante la presencia de ProChile en todo este proceso, no sólo en Santiago y en otras ciudades del mundo, sino también acá en esta región, lo cual permite que estando en terreno puede identificar más claramente las posibilidades de oferta como las de venta. Lo importante es la unión de esfuerzos entre producción, procesamiento y mercado. El cuidado medioambiental es también fundamental porque de su cuidado dependen los recursos, y el procesamiento también porque tiene que haber un valor agregado en los productos dirigidos a mercados específicos, en lo cual ProChile es importante para saber posicionarlos para los consumidores de todo el mundo. Desde los '80 ha estado trabajando activa y directamente con los importadores en Tokio, en donde también tiene oficinas. Por ello, lo que estamos viendo ahora es producto de este trabajo, de esta dedicación, de esta capacidad de visión a largo plazo y de saber apostar. Creo que con esta misma forma de trabajar seguiremos superando nuevos y distintos desafíos, como es el de conservación de recursos, adaptándonos".

Finalmente, y con respecto a las expectativas, Hosono se declaró optimista pues "hay demanda, tanto de los países tradicionalmente consumidores como de mercados emergentes que tienen conciencia de lo sano que es el pescado y de lo delicioso que es el salmón".

Fuente: http://www.diarioaysen.cl