(Diario Financiero).- La semana recién pasada no fue una más para la industria salmonera. Y no sólo por la toma de la planta Aguas Claras, propiedad de AquaChile, en manos de los trabajadores, sino porque este incidente prendió luces de alerta en el sector, donde los inversionistas ven con preocupación el desarrollo de esta actividad en los próximos meses.

 

No sólo posibles conflictos laborales futuros preocupan al sector, sino también el bajo dólar, que repercute en las exportaciones, y sobre todo, el aumento de agentes inmunológicos, como el virus ISA.

Este último punto es el que mantiene en alerta al sector. Y aunque hay voces que dicen que se puede generar una industria fuerte con o sin la presencia del ISA, la mayoría acusa golpes en la productividad por esta razón.

Crítico informe

Ajeno a los asuntos sindicales, la mayor salmonera del mundo, Marine Harvest, publicó este viernes su informe anual sobre el futuro de la salmonicultura en los países donde opera.

Para el territorio nacional el panorama no es muy alentador. Según el reporte de la salmonera, los índices de mortalidad han aumentado sostenidamente en los últimos dos años debido al virus ISA, el cual seguirá presente en la Décima Región por este período.

Por lo mismo, la salmonera confirmó que reducirá sus operaciones en la zona, para lo cual ya ha informado un plan de traslado de instalaciones de cultivo a la Región de Aysén, aún cuando “se incrementen los costos de producción por mayor gasto en trasportes y menos infraestructura disponible en la zona”, indica en el informe, la compañía agregó que al menos esto traerá consigo una disminución en los índices de mortalidad de los peces.

Reducción de personal

Pero el ISA no es la única preocupación en el sector. Según el dueño de AquasMolt, Juan Pablo Núñez, el tema del dólar es uno de los frentes que deberá abordar el sector durante 2008.

“Nosotros por debajo de los $ 500 perdemos plata y eso nos tiene complicados. Con un dólar bajo los $ 520 ya es complicado trabajar”, dijo el ejecutivo, quien sostuvo que una de las medidas que han adoptado para no perder competitividad es la reducción de personal.

Para el caso de esta compañía, según Núñez, se han automatizado sistemas y reducido personal, que alcanza el 10% de su dotación la que que ya fue desvinculada de la empresa.

Otra fuente del sector, que prefirió mantener el anonimato, concuerda en que 2008 será un ejercicio complicado en lo medioambiental, pero desestima que sea tan difícil como algunas firmas lo vaticinan.

Según la fuente, si bien el ISA, el dólar e incluso los conflictos laborales amenazan la estabilidad de la industria, los márgenes durante 2008 serán “aceptables”.

A ello se sumaría, según el ejecutivo, que muchas empresas que fueron adquiridas o que nacieron en 2006 se consolidarían positivamente en 2008.

Fuente: http://www.diariofinanciero.cl