OTTAWA.- La política de la industria de mariscos esta enfrentando los problemas que ponen en riesgo la salud de los consumidores, indicó que un estudio independiente ordenado por la Canadian Food Inspection Agency.

 

“La inconsistente implementación posee un riesgo potencial para la salud y seguridad de los canadienses” indico el informe, obtenido por Canadian Press bajo el Access to Information Act.

El estudio advierte que la supervisión del programa federal en la industria de mariscos esta cerca al límite, y no cuenta con los suficientes inspectores, investigación y dinero para vigilar apropiadamente las toxinas mortales.

“Los mariscos contaminados tienen el potencial de entrar en los mercados locales debido a que el programa no puede proveer garantía de que todo los mariscos cosechados y consumidos fueron obtenidos de áreas de crecimiento clasificadas y procesadas a través de instalaciones certificadas” indica el informe escrito en julio por los consultores de Stratos Inc.

El informe examina el Canadian Shellfish Sanitation Program. Hoy tres departamentos, Environment Canada, Fisheries and Oceans and the Food Inspection Agency, administrant el programa, que monitorea la cosecha de mariscos en el Atlántico de Canadá, Quebec y British Columbia.

Las especies monitoreadas son almejas, quahogs, geoducks, ostras, ostiones y mejillones, con un mercado valorizado en cerca de $ 200 millones al año, o cerca de 130 000 t de mariscos. Más de un cuarto, cerca de $ 60 millones, provienen de la acuicultura.

Un portavoz de la Food Inspection Agency dijo que a pesar de los problemas, el sector de los mariscos canadienses esta bien vigilado y que los consumidores no deben alarmarse.

Fuente: CBC