(La Región).- Un millón de truchas pereció en la piscifactoría Carinsa de Carballiño por causas desconocidas. También se detectaron 20 ejemplares en el Arenteiro. Seprona informó que el Ph del agua en los estanques era bajo.

 

La mitad de la población de truchas de la piscifactoría Carinsa, de titularidad privada en Carballiño, pereció por causas desconocidas. Pasadas las cinco y media de la tarde del pasado miércoles, los peces comenzaron a morir ante la impotencia del personal del establecimiento, que de inmediato avisaron a la Consellería de Medio Ambiente y al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona).

El gerente de la piscifactoría, Delio Lombardo Pérez denunciaba la muerte de un millón de peces, que se encontraban repartidos en 30 estanques. Los técnicos de Medio Ambiente y los agentes recogieron muestras de agua y truchas muertas dentro de las instalaciones y en el río Arenteiro para la realización de los pertinentes análisis a fin de determinar las causas. Asimismo, llevaron a cabo una minuciosa inspección del cauce, detectando entorno a una veintena de truchas muertas en un tramo de aproximadamente un kilómetro, entre la zona en donde están los pilares del viaducto del AVE y la piscifactoría afectada.

Aunque todavía es pronto para determinar las causas, todo señala a la existencia de un vertido contaminante desconocido. Las primeras indagaciones del Seprona indican que el del agua se encontraba bajo en los estanques de la piscifactoría. El Ph se utiliza para medir la acidez y alcalinidad, y puede descender por causa de la contaminación de productos químicos, lluvia ácida y vertidos orgánicos, entre otros.

La mortandad afectó mayormente a la población de truchas adultas, ya que entre los alevines y las medianas, aunque grave, no fue tan agresiva.

La sociedad de pescadores de Carballiño fue alertada de lo sucedido con tiempo suficiente para cortar el suministro de agua del Arenteiro al canal de alevinaje de Toscaña. ’No tenemos constancia de que el río se hubiera afectado a partir da piscifactoría, pero fijémonos por precaución, ya que no es la primera vez que a contaminación do río nos afecta’, señaló el responsable de la entidad, Alfonso Carballeda.

Los pescadores calificaron de ’muy grave’ lo sucedido y sólo esperan que las investigaciones revelen las causas, aunque ’todo indica que se trata de un vertido contaminante’, señaló Alfonso Carballeda.

Fuente: http://www.laregion.es