(Economía y Negocios).- El subsecretario del Trabajo, Mauricio Jélvez, comentó que el Gobierno está en condiciones para activar un plan de contingencia laboral en caso de que las salmoneras Marine Harvest y Aguas Claras cierren algunas de sus plantas y desvinculen a parte de sus empleados.

 

Mientras Marine Harvest -la mayor productora mundial de salmón- anunció el despido de unos 1.200 trabajadores, sobre el 25% de su planta, tras sus negativos resultados económicos en el país, la empresa parte del grupo AquaChile evalúa cerrar de manera definitiva su planta de Calbuco por conflictos laborales, con lo cual quedarían más de 1.000 personas cesantes.

Es por esto que la autoridad distinguió entre ambos casos: hacia Marine Harvest -afectada por el virus ISA- tuvo especial consideración por lo que él denomina una política de sensibilidad laboral de esa empresa, con cuyo director general, Torben Petersen, se reunirá hoy.

"Si no se pudiera resolver el problema de todos sus trabajadores, tenemos un instrumental para ello. No creemos en la mano invisible del mercado, porque cuando éste no funciona, el Estado debe intervenir. Ésa es la diferencia entre la Concertación y la Alianza", mencionó la autoridad.

Sobre Aguas Claras, de AquaChile, tiene otra opinión. La firma ha tenido paralizadas algunas de sus plantas por la huelga legal de algunos de sus sindicatos. "Si se cierra una planta, en esta subsecretaría instruiré un plan de contingencia", comentó ayer Jélvez.

Agregó que una medida puede ser integrar a los trabajadores menos experimentados al programa Jóvenes Bicentenario, que entrega herramientas educacionales.

A los mayores se les podría reubicar en otras empresas usando beneficios como los del programa ProEmpleo, que bonifica la contratación de mano de obra por cuatro meses. Sobre si este período tan corto es conveniente para una salmonera, Jélvez afirmó que el Gobierno puede flexibilizar sus políticas.

"Quiero hacer gestiones con otras empresas. Si el mundo privado nos pone incentivos (que absorban más personal), como Gobierno podemos ser flexibles", expresó. A su juicio, es la falta de voluntad de Aguas Claras el factor que ha impedido una solución del conflicto, porque, sostuvo, sabe que los trabajadores están en una posición flexible.

Acciones chilenas del sector lideran las caídas en la bolsa

Las compañías acuícolas que cotizan en Chile no han tenido un buen año. En moneda local, Multifoods ha retrocedido 21,4% sólo en lo que va de 2008 y se ha convertido en la segunda peor acción del IPSA en el año. Ayer cerró con un precio de $175,25. En el caso de Invermar, la compañía ha perdido 30,17% durante 2008. Ayer, las acciones de la firma valían $236.

Y si bien es cierto que no son las únicas compañías del rubro que han obtenido pobres resultados en la bolsa, también es efectivo que las empresas locales registran las peores marcas en términos bursátiles a nivel global.

Gigantes como Marine Harvest o Salmar también han anotado caídas en sus respectivas acciones durante 2008. Así, por ejemplo, la primera ha exhibido un ajuste de 7,96% en sus títulos desde el inicio del actual ejercicio. La empresa, que incluye a las compañías Pan Fish, Marine Harvest y Fjord Seafood, se cotiza a un precio de US$ 3,05 por acción en el mercado de Oslo. Un 41% de los analistas que la siguen recomiendan vender tales títulos, mientras que sólo el 33% ha sugerido la compra.

En el caso de Salmar, la situación no es mucho más alentadora. La compañía, que debutó en el parque noruego en mayo de 2007, acumula una baja en sus acciones de 10,26%.

Sin embargo, el panorama se vislumbra más optimista para los próximos días. Salmar cerró ayer sus cotizaciones con un valor de US$ 37,50 por papel y los analistas prevén un precio objetivo de US$ 43,58 para los próximos doce meses. Por esto, el 71,43% de los analistas que observan la compañía recomiendan comprar.

Distinto es el escenario de Cermaq. La firma de propiedad del Estado noruego logra un alza de 1,82% en el año y se cotiza a un valor de US$ 73 en la bolsa de Oslo. En su caso, las proyecciones también son optimistas: el 88% de los analistas que la estudian recomiendan comprar a los inversionistas. Sin embargo, el precio objetivo fijado para doce meses es de US$ 70,76.

Leroy, la cuarta salmonera a nivel mundial, se ha distinguido por su buen rendimiento bursátil. En el año anota un alza de 8,20% en dólares en la Bolsa de Oslo.

Fuente: http://www.economiaynegocios.cl