Por: CAROLINA GUTIÉRREZ U.
Fuente: El Mercurio, Chile

"Se le ha dado más ruido del que estamos habituados", son las palabras con las que Trond Davidsen, director de la Federación de Alimentos Marinos de Noruega -entidad que representa los intereses de 500 compañías con 8.000 empleados en dicho país- evalúa la crisis del sector salmonero chileno.

 

El salmón forma parte de la tercera industria de exportación de Noruega. Davidsen señala que durante los cuarenta años que lleva la industria de cultivo del salmón en su país ha habido muchas discusiones en el tema laboral. Sin embargo, explica que la mayoría de estos conflictos han sido enfrentados de manera constructiva entre las compañías y los sindicatos, en donde el tema más difícil ha sido la reducción de la mano de obra. Justamente este es el proceso que vive hoy Marine Harvest en nuestro país: el surgimiento del virus ISA causó estragos en su nivel de producción, lo que motivó el cierre de algunas de sus plantas y el despido de 1.200 trabajadores.

-¿Qúe es más crítico para la industria del salmón en Chile: el virus ISA o los conflictos laborales?

"Yo no veo estos temas de manera tan crítica para la relación entre Noruega y Chile. Los dos incidentes están relacionados con políticas domésticas internas y deberían ser tratados como tales. A largo plazo, ni los conflictos laborales ni el virus ISA son considerados factores críticos para el éxito del negocio salmonero de Chile".

-¿Qué puede aprender Chile a partir de la experiencia de Noruega?

"Es muy importante entender que los conflictos del sector salmonero no deben ser usados para las relaciones públicas de sus sindicatos. La publicidad en los medios para conseguir ciertas metas es entendible, pero nunca debería ser una meta en sí misma. Por eso, el mejor consejo es que todas las partes involucradas busquen un buen diálogo".

-Después del virus ISA, Marine Harvest está planeando trasladar parte de su operación a otra región de Chile. En el sector, algunos dicen que esta es una "solución fácil", sin tomar la responsabilidad por las causas que originan el problema. ¿Qué opina de esta solución?

"Yo no puedo comentar decisiones específicas de una compañía. Sin embargo, reducir la concentración de producción en algunas zonas se debería considerar como un paso positivo. Ya que si la concentración es muy alta en una región, trasladar parte de la producción debería ser una buena solución. Además, hay que estudiar las razones del surgimiento del virus. Me temo que no hay una respuesta fácil en este tema, y todavía necesitamos estudiar más el virus".

-Marine Harvest tuvo que despedir a cientos de empleados por la baja en la producción que causó el virus, y relocalizar a un gran porcentaje ¿Es el traslado la mejor solución desde el punto de vista laboral?

"Yo sólo puedo responder esto basándome en nuestra experiencia en Noruega. Por muchos años, el negocio de alimentos marinos ha estado viviendo una restructuración; tenemos menos plantas de procesamiento, pero más grandes, tanto para la acuicultura como para la pesca que no es de cultivo. Como resultado de esto, hay menos personas directamente empleadas en el negocio de alimentos marinos y muchos de ellos se han tenido que trasladar con sus familias para continuar trabajando en la industria. Definitivamente, nunca es un trabajo fácil, pero en la mayoría de los procesos se ha encontrado una buena solución como resultado de un diálogo entre los directivos y los empleados de las compañías".

-¿Cree usted que Chile está atrasado, en comparación con otros países, en la forma en como enfrenta los conflictos laborales?

"Visto desde Noruega, se le ha dado más ruido del que estamos habituados. Las diferencias culturales pueden explicar las diferentes actitudes para enfrentar un conflicto, pero creo que una de las razones para este ruido es que la industria del salmón es todavía muy joven. Toma tiempo establecer buenos sistemas para enfrentar estos conflictos".

-¿Piensa usted que la legislación laboral chilena es inflexible en comparación con otros países?

"No, no lo creo. Creo que la mayoría de los noruegos consideramos que Chile tiene una legislación muy liberal, con menos interferencia del Gobierno, de la que encontramos en otros países europeos".