LA PALMA (El Día).- El grupo de gobierno del Ayuntamiento de Tijarafe, que preside el nacionalista Marcos Lorenzo, está dispuesto a iniciar una dura lucha administrativa para que no se sigan instalando jaulas marinas para el cultivo de peces en la costa del municipio, en donde ya se encuentran ubicadas más de 20 estructuras de este tipo y se han autorizado desde el Gobierno de Canarias otras 70, lo que situará la producción en unas 4.000 toneladas por año de doradas y lubinas, principalmente.

 

Para ello, el mandatario local se ha entrevistado con representantes de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de El Carmen, de Tazacorte, a fin de analizar la visión de los mismos sobre la actividad de la acuicultura en La Palma y recabar el apoyo del sector tradicional pesquero de la zona Oeste, que se ha mostrado partidario de luchar para que no se instalen más jaulas en la zona marina de la comarca.

Así, según ha informado Lorenzo, el Ayuntamiento de Tijarafe, en cuya costa se desarrolla la actividad con los parabienes del Ejecutivo regional, abordará el próximo mes de abril en un pleno una moción que va a presentar CC en ese sentido, al igual que ha sucedido ya en otros municipios de Canarias. Desde el equipo gestor del Consistorio tijarafero, se considera nocivo para el medio ambiente (por la supuesta afección a los fondos marinos), para el turismo, para la actividad pesquera tradicional y para los fines de la propia Reserva Marina de Fuencaliente la presencia de esta actividad en la Isla, sobre todo en las proporciones en las que se prevé desarrollar en los próximos años, con unas 100 jaulas a instalar.

Por ello, apuntó el alcalde, "no sólo no queremos más jaulas, sino que exigiremos que las que ya están colocadas cumplan con la medidas correctores que deben aplicar". Se refiere el mandatario de CC a los informes de impacto ambiental que deben por norma realizar cada tres meses, pero que hacen desde una empresa contratada por las propias entidades acuícolas, lo que hace dudar de su credibilidad". Así, añadió, "lo que pretendemos es que como mínimo la vigilancia o el estudio sea realizado por un organismo controlado por la Administración pública". Nosotros llevaremos la propuesta ante la Consejería de Agricultura y Pesca y el Cabildo insular.

Marcos Lorenzo dice que no entiende "cómo es que en Tenerife Sur se está rechazando esta actividad, quizás por la presión que han ejercido los hoteleros de la zona, y nosotros, por nuestra pasividad, no reclamamos. Por eso se nos está llenando la costa de jaulas y eso no lo podemos permitir. No estamos dispuestos a que esto ocurra, por lo menos en el caso de Tijarafe, ya que aunque no tenemos la potestad de pararlo, si podemos actuar para que lo corrijan".

Lo peor, concretó, "ya no es la afección de las doradas o lubinas, esta última considerada un depredador. Incluso se ha permitido la cría de la corvina blanca, que es un verdadero peligro para poblaciones de peces autóctonos".

Fuente: http://www.eldia.es