COQUIMBO.- El alto gasto en combustible que realizan los ostioneros de Tongoy sería uno de los principales problemas que los estaría afectando a la hora de sacar cuentas y buscar retribuciones económicas.

 

Según información proporcionada por la senadora Evelyn Matthei al Diario Digital “El Observatodo ”, el impuesto al combustible sería lo más perjudicial para el sector que además se ha vulnerado por los distintos cambios de la economía, crecimiento del IMACEC e inflación, caída en el dólar o aumento en el IPC, entre otros.

Matthei agregó además que prácticamente todo Tongoy vive de la industria del ostión y que “podemos tener de aquí a muy corto plazo unos 2000 cesantes solamente en Tongoy si las autoridades no hacemos algo”, por eso Matthei recalcó que solicitaría una reunión al “señor intendente, con el seremi de economía y todos los parlamentarios que representan la zona junto a todos los sindicatos ostioneros”, dijo.

Otra de las amenazas que está sufriendo la industria se refiere a un 50% de baja en los precios de exportación de sus productos, eso porque entró a producir la industria peruana que tiene costos más bajos. “Además ha sufrido una disminución del tipo de cambio del precio del dólar del 12% en los últimos meses, un aumento por los costos laborales por la inflación de casi un 8% y además un alza en el precio de los combustibles y la energía en un 100%. Eso es algo que no da para más, cuando a Ud le disminuyen los precios casi a la mitad y todos los costos, algunos costos aumentan 100% , le aumentan en 12%, le aumentan en 8%, sencillamente esta industria va ha cerrar a pocos meses y eso puede significar que prácticamente todo Tongoy quede cesante”.

En cuanto a los impuestos destacó que esta industria paga muchos impuestos y no debiera. “El impuesto específico de los combustibles está hecho para la gente que usa las carreteras, comprenderán que las lanchas y los botes no usan las carreteras por lo tanto debieran quedar exentos de este impuesto, pero no se ha hecho nada, una sola empresa paga $5.000.000 millones de pesos mensuales en combustibles. Después están las patentes acuícolas que están resultando bastante caras y están afectando tanto a los pescadores artesanales en sus cultivos como también a estos cultivos del ostión”, señaló.