La lubina negra es una importante pesquería recreacional y comercial a lo largo de la costa del Atlántico de USA, pero las capturas han disminuido en las últimas décadas debido a que la demanda por este sabroso pez se ha incrementado en los mercados del sushi.

 

En un ensayo para satisfacer la demanda, los investigadores de NOAA recientemente evaluaron el potencial de lubina negra para la acuicultura comercial y encontraron resultados prometedores.

Después de dos pruebas de cultivo en un periodo de cuatro años el laboratorio NOAA National Marine Fisheries Service en Milford, los biólogos marinos encontraron que la lubina puede crecer desde larvas a adultos en sistemas de circulación de acuicultura (RAS), alimentados con dietas comerciales.

“La lubina negra tiene un lento crecimiento en la naturaleza, pero mostró un gran potencial como especie de acuicultura debido a su rápido crecimiento en RAS” dijo el estudiante Dean Perry. “Somos capaces de inducir el desove y cultivar con éxito la lubina negra hasta adulto. Probamos varios alimentos comerciales con diferentes porcentajes de proteínas y lípidos, la lubina claramente tuvo una preferencia”.

Perry y sus colegas encontraron que la composición nutricional de los alimentos usados es importante, y que la lubina requiere diferentes alimentos para cada estadio de vida, con la finalidad de alcanzar el mejor crecimiento en menos tiempo. La temperatura, los niveles de salinidad y alcalinidad en el RAS también afectan las tasas de crecimiento.

La lubina negra se encuentra desde Cape Cod hasta Florida, pero es más abundante en la costa media del Atlántico. También llamado black will, chub o blackfish, la lubina negra usualmente vive en las aguas costeras con fondos rocosos, cerca de los arrecifes de coral, naufragios, muelles y otras estructuras, y cambia de color de negro a gris, marrón y azul oscuro para combinar con su ambiente. Todas las lubinas negras son hermafroditas, inician su vida como hembras y luego cambian a machos, generalmente entre los dos y cinco años de edad. Los adultos migran mar afuera y retornan en la primavera a las aguas someras.

Optimistas por sus resultados, Perry y sus colegas notaron que los futuros esfuerzos de investigación se orientaran a conocer los factores que controlan el crecimiento, investigaran la temperaturas de cultivo optimo, condiciones de iluminación, fisiología reproductiva, y los requerimientos nutricionales de varios estadios de vida de la lubina negra.

Fuente: NOAA