Quindio (Relief Web). Más de 160 familias del municipio de Calarcá, cuyos miembros vienen de procesos de reinserción y desplazamiento forzado, integran la minicadena piscícola en esta región, apoyados por el programa Minicadenas Productivas y Sociales de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional -ACCIÓN SOCIAL-.

 

La minicadena, que comenzó en ocho veredas de Calarcá y funcionaba con 60 estanques productores de tilapia roja, gradualmente se fue extendiendo hasta incorporar a piscicultores de ocho municipios del departamento en su proceso de cultivo, enfriamiento y comercialización. Una de las actividades para destacar es la distribución del pescado en los barrios populares, en la cual participan los grupos de madres del programa Familias en Acción y desplazadas del corregimiento de Barcelona. Así mismo, laboran en un centro de acopio, desarrollando actividades de descamado, fileteado, apanado y empaque del pescado. También se han vinculado jóvenes calarqueños capacitándose como vendedores para mejorar sus relaciones con los clientes de almacenes de cadena.

 

ACCIÓN SOCIAL, a través del Programa Minicadenas Productivas y Sociales y el gestor del Programa ReSA del Quindío, les ha acompañado y orientado en este proceso. De esta forma se logró gestionar recursos para el fortalecimiento de la minicadena a través de un proyecto financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

 

El compromiso con el medio ambiente no se ha hecho a un lado. Es así como los integrantes de la minicadena trabajan por la protección ambiental sostenible haciendo un manejo adecuado de las aguas y aprovechando los residuos de la actividad piscícola en la preparación de alimentos para los animales. Los grupos asociativos apoyan el proyecto de seguridad alimentaria financiado por el Programa ReSA y organizan festivales gastronómicos en el que dan especial énfasis a la culinaria del pescado. La minicadena se encuentra articulada y apoyada por las autoridades municipales y en la actualidad participan activamente en los programas de la Secretaría de Desarrollo Económico del Quindío.

 

Gracias a esta minicadena, las familias de Calarcá han crecido en organización comunitaria y en capacidad tecnológica para el manejo del negocio piscícola, creando un nuevo renglón económico que ha generado ingresos a familias pobres en un departamento que tiene graves problemas de desempleo.

 

Fuente: http://www.reliefweb.int