MALAGÁ.- Científicos de Andalucía estudian la respuesta del esturión a diferentes dietas alimenticias con el objetivo de mejorar el cultivo de este animal informó Diario El Sur .

 

EN el mundo existen 30 especies de esturiones. Los expertos aseguran que están en serio riesgo de extinción. Las razones son muchas. Ha habido sobrepesca, sobre todo, en determinadas latitudes; los cauces de los ríos se han manipulado, por lo que se han cortado los viajes migratorios que servían para la reproducción, y se ha empobrecido la calidad de las aguas. De esta manera, algunas fábricas de caviar, como la de Coria del Río, en Sevilla, tuvieron que cerrar.

Pero el esturión es un animal que despierta mucho interés en la comunidad científica no sólo porque muchos aseguren que está en vías de extinción sino por su antigüedad filogenética. Además, dentro de la búsqueda de nuevas especies cultivables en acuicultura, el esturión merece una especial atención. Esto es así porque es un animal del que todo se puede aprovechar: piel, cartílago, carne y, por supuesto, sus huevas. Un grupo de científicos andaluces lleva años estudiando la especie y ahora se han planteado un nuevo reto: analizar aspectos como la fisiología, la alimentación o el metabolismo del esturión con el objetivo de facilitar su cultivo.

La investigación se llevará a cabo por Científicos de los departamentos de Biología Animal y Biología Celular de la Universidad de Granada y del departamento de I+D de la empresa Piscifactoría Sierra Nevada de Riofrío, en la misma provincia.

Para el sector productivo de la acuicultura, este estudio supone una mejora interesante, ya que se incidirá en el conocimiento sobre distintas facetas del animal, todavía hoy desconocidas, y que podrán mejorar su cultivo. Entre otros aspectos, estos investigadores van a analizar como reaccionan estos animales y su organismo cuando están en ayuno o cuando son alimentados con distintas dietas. Además se analizará qué situaciones producen estrés al pez -como puede ser la presencia de otros seres vivos- para evitarlas.

Un pescado andaluz

Concretamente se estudia una especie de esturión: el 'Acipenser naccarii', un pez autóctono del Guadalquivir que hasta hace poco se creía exclusivo del Mar Adriático y cuya existencia en el río andaluz la comunidad científica había ignorado durante mucho tiempo. Por ahora, en cuanto a la producción y explotación de este animal, la única empresa que se ha volcado en esta línea de investigación ha sido la empresa Piscifactoría Sierra Nevada de Riofrío, en Granada una de las mayores distribuidoras de caviar del mundo.

Según explica Ana Sanz, responsable de la investigación, su grupo lleva estudiando la especie desde hace más de una década. Esto les ha permitido obtener diversos conocimientos de las necesidades nutritivas de este animal y establecer dos fórmulas alimenticias, ambas bajas en contenido graso, que se espera que tengan beneficios en un mayor y mejor cultivo del esturión. Además se estudia biológicamente al animal para conocerlo bien tanto por dentro como por fuera. «Disponer de un animal en cultivo que, hasta hace poco, sólo se podía encontrar en su medio natural, abre unas posibilidades de estudio inmensas», indica la investigadora.