LIMA (El Comercio).- Los efectos de los fenómenos climáticos ocurridos en las últimas semanas y que afectaron a la población de conchas de abanico se extenderían hasta fines del 2009. Ello debido a que estos eventos, producidos en las bahías de Casma, Samanco y Sechura, afectaron los bancos más importantes de semillas de concha, lo que causó una mortalidad en los cultivos de fondo que llegó a casi el 100%.

 

Estos cultivos sirven precisamente como insumo para los cultivos de los exportadores (cultivos suspendidos), en los que solo se observó una mortalidad del 20%.

"Si hoy se produjera un desove, que no ha ocurrido, en noviembre recién podríamos extraer alevinos que nos permitirían comenzar una producción estable a partir del segundo semestre del 2009", comentó Alfonso Escalante, empresario dedicado a esta actividad.

TODAVÍA NO ACABA

De otro lado, Fabricio Flores, jefe del departamento de Investigación y Acuicultura de GAM Corp, una exportadora de conchas de abanico, estimó que aún había un riesgo de que se presentaran más mareas rojas (aguas cálidas que ocasionan la mortandad de algas, que sofocan a las conchas de abanico) y que aún continuaba la mayor descarga de agua de los ríos en el norte peruano (por efecto de las lluvias).

Fuente: http://www.elcomercio.com.pe