LIMA (Pressperu).- El cambio climático afecta a varios de los integrantes de nuestra canasta exportadora. Es el caso del langostino entero que registró una desaceleración en sus exportaciones a consecuencias del enfriamiento del agua de los campos (pozas) en los que se desarrollan. Según la Asociación de Exportadores los envíos al exterior de esa especie en el 2007 registraron un crecimiento de 6% respecto al 2006.

 

Elie Barsimantov, Gerente General de Corporación Refrigerados Iny S.A., una de las empresas líderes en la exportación de langostinos y socia del gremio exportador, señaló que  la información que maneja indica que el fenómeno del enfriamiento se estaría atenuando, pero continuará en el primer semestre del año. Mencionó que el tener un agua más fría inhibe el normal crecimiento de esa especie, alargando los periodos de crianza (tres meses,  normalmente) y afectando el volumen exportado.

Añadió que otros productos que se ven perjudicados por el cambio climático son la pota y el calamar. “No hay mucho que se pueda hacer para contrarrestar los efectos del enfriamiento, salvo mejorar nuestros procesos para aprovechar la menor materia prima que tenemos y buscar mayor valor  en lugar de manejar más volúmenes”, afirmó.

Según información del Comité de Pesca y Acuicultura de ADEX, los langostinos se desarrollan normalmente en campos cuyas aguas tienen una temperatura que fluctúa entre los 23 grados y 29 grados, además de requerir una buena alimentación, se necesita “rotar” y “airear” el agua.

Esfuerzos del sector privado

Las cifras del ADEX DATA TRADE señalan que desde el 2002 la exportación de los langostinos enteros reportó tasas positivas de crecimiento (90% en el 2002 y el 2003), sin embargo los cambios climáticos reportados desde el segundo semestre del año pasado  determinaron el enfriamiento de las aguas perjudicando la performance de las empresas peruanas que atenuaron los efectos negativos del enfriamiento, invirtiendo en la habilitación de  un mayor número de los campos de cría (pozas) para asegurar sus volúmenes.

Este esfuerzo  del sector privado evitó una caída en nuestros envíos de langostinos enteros, los que sumados a la exportación de otras presentaciones  como las colas de langostinos sin cocer en agua, colas de langostinos congeladas con caparazón, colas de langostino sin caparazón, las demás presentaciones de langostinos congelados y otros, determinaron un movimiento positivo en el 2007 (crecimiento de 17% respecto al 2006).

Si se toman en cuenta todas las presentaciones de langostinos éstas sumaron exportaciones en el 2004 por US$ 24 millones 539 mil, 49% más que el 2003. En el 2005 el monto ascendió a US$ 38 millones 133 mil, 55% más que el 2004. En el 2006 éstas fueron de US$ 46 millones 630 mil, 22% más que en el 2005 y en el 2007 sumaron US$ 54 millones 563 mil, 17% más que en el 2006.

Se debe señalar que la industria langostinera en el Perú  superó varios problemas en los últimos años, el primero de ellos  fue a finales de 1998 cuando el Fenómeno de El Niño dañó la infraestructura y mermó la producción de las granjas langostineras.

En 1999 el sector fue afectado por la propalación del virus de la “mancha blanca” o “White Spot Síndrome Virus” (WSSV), tras lo cual la producción continuó descendiendo. A mediados del 2001 los precios internacionales iniciaron un descenso abrupto por casi un año, causando la disminución de los márgenes de comercialización del sector.  

Datos

La industria langostinera está establecida principalmente en Tumbes, donde las características ambientales son las óptimas para el desarrollo de la especie.

Su desarrollo requiriere manejos y acondicionamientos especiales en las áreas de cultivo y dietas especiales a base de alimentos balanceados y raciones complementarias.

Fuente: http://www.pressperu.com