Chihuahua (El Diario de Chihuahua). Un empresario aldamense se convertirá en el primero y único proveedor de langosta en todo el estado, al producir este crustáceo en su propia granja piscícola, luego de importarlo directamente desde Australia.

 

A pesar de que el animal es de mar, hay una variedad australiana adaptable al agua dulce y sobre todo al clima de Chihuahua: la Red Claw, cuyo nombre científico es cherax cuadricuaturatum, que será la que se produzca en estos criaderos, anunció el presidente del Comité Estatal de Sanidad Acuícola, Amado Armendáriz Sáenz.

El también propietario del restaurante de mariscos Las Palapas, ubicado sobre el kilómetro 32½ de la carretera Aldama a Ojinaga, explicó que luego de investigar las condiciones del suelo y la poca disponibilidad de agua en la entidad, decidió enfocarse a la piscicultura, con la intención de ser él mismo quien produzca su materia prima.
Lo anterior, por medio de criaderos de peces que construyó en pozos de agua, en los que desde hace dos años se han reproducido diversas especies para consumirse en los platillos que ofrece el negocio.

Ante las bajas temperaturas del invierno chihuahuense, algunas especies como la tilapia, requirieron “cultivarse” en invernaderos acuáticos para poder reproducirse en temperaturas cercanas a los 28 grados centígrados, espacio que será utilizado como el nuevo santuario de la langosta australiana, detalló Armendáriz Sáenz.

“Quisimos hacer esta granja-restaurante, primero, porque cualquier agua de río está contaminada, y la de nuestros criaderos es agua de pozo profundo, libre de contaminación, certificada por la Facultad de Ciencias Químicas de la UACH, y segundo para poder ofrecer el producto a precios accesibles, lo mismo que vamos a hacer con la langosta para que no sea un alimento que sólo la gente de dinero pueda pagar”.

Describió que el crustáceo será importado directamente desde Australia, para llegar al puerto de Tampico y de ahí se transportará a Aldama, Chihuahua, para depositarlos en el invernadero de 600 metros cuadrados de espacio por uno de profundidad, que ya fue construido con un costo de alrededor de 300 mil pesos, a fin de mantener una temperatura de 28 grados centígrados, sobre todo en invierno.

Explicó que se tiene proyectado comprar 300 animales, 30 de ellos machos y 270 hembras aproximadamente, pues la proporción de apareamiento en la especie es de tres a uno, mas añadió que la transportación es complicada porque aunque no son tan frágiles, sí son muy agresivos y si llegan a estar dos juntos, se matan: “Son caníbales, omnívoros, por eso les llaman ‘El Lobo del Mar”.

De igual forma destacó que “la realidad es que no hay agua en el estado, ya se acabó; los que tienen un terreno todo el tiempo se quieren enfocar a la ganadería o la agricultura y yo vi que en mi terreno no lo puedo hacer porque no es ‘redituable”, comentó.

En ese sentido precisó que mientras que la ganadería representa el 2.5 por ciento de la producción económica del país y la agricultura el 1.9, la pisicultura alcanza el 14.5: “Hay que ver los nuevos horizontes, ésta es una granja modelo y muestra de que sí se pueden lograr este tipo de proyectos, una pulgada de agua es suficiente para hacer maravilla y media, pues yo tengo dos pulgadas a las que les hemos dado un valor agregado al producir 40 empleos diarios desde hace dos años”, aseguró.

Subrayó que en Chihuahua existe un mercado muy importante para el consumo de mariscos, y el éxito de la granja, al servir alimentos producidos en sus propios criaderos, ha sido tal que la última lista de espera fue de 240 personas en los días “fuertes”, de manera que el pasado 15 de febrero se abrió una nueva área.

Amado Armendáriz Sáenz criticó que “en el estado hay miles de pozos profundos que se utilizan para regar cientos de hectáreas y sólo usan el agua para eso, cae y no se recupera, cuando debería aprovecharse para criar peces y luego reutilizarse, pues ellos mismos sirven de abono para el agua, ni se la toman ni la contaminan, como lo hacemos los humanos”.

Por tal motivo enfatizó que la economía chihuahuense debe revalorar las condiciones geográficas de las que dispone y buscar nuevas empresas: “Hay que darle impulso a este tipo de granjas, la mía está abierta para quien le interese conocer cómo funciona y qué se necesita, además de que tenemos planeado comenzar a sacar el producto dentro de poco y tener una planta de producción de filete de pescado, filete en mantequilla, chorizo de pescado y demás, pues la piscicultura está creciendo cada vez más en Chihuahua”.
 
Langosta de agua dulce Red Claw (tenaza roja), especie nativa de las regiones tropicales de Australia, que fluctúan entre los 23 y 28 grados centígrados, que alcanza a pesar de 60 a 120 gramos en siete meses y llega a su madurez reproductiva en menos de un año, mientras desova entre tres y cinco veces anualmente. Come tanto vegetales como animales, pero acepta alimento balanceado.


Fuente: http://www.eldiariodechihuahua.com.mx