ICA (La República).- Hay mayor producción de los maricultores en la bahía de Pisco. Ventas a Europa y Asia se perdieron por declaraciones de alcalde sobre supuesta contaminación.

 

Cuando recordamos el fatídico terromoto del 15 de agosto del año pasado en la región Ica, que más se ensañó con la provincia de Pisco, se nos vienen a la memoria ruinas, destrucción y desolación de una de las ciudades estrella de la actividad exportadora.

Pero en medio de la desgracia ocurrió el milagro. Y es que en el distrito de Paracas, en la playa de Atenas, maricultores de Pisco se dieron con la sorpresa de que sus sembríos de conchas de abanico no sólo están con vida sino que ahora su producción es más grande, y cada concha llega a medir casi nueve centímetros.

"Temíamos haberlo perdido todo porque el terremoto trajo consigo un maretazo, y mayormente la cosecha se realiza en los meses de agosto, pero por la situación que pasamos no lo pudimos hacer, y ahora al cumplirse siete meses de lo ocurrido comenzamos con la esperanza de pagar algunas deudas contraídas a raíz del sismo", sostuvo Pedro Donayre Pérez, pescador artesanal de la zona.

NO LOS DEJAN EXPORTAR
Sin embargo, la cosa se les pone difícil a los maricultores, pues luego de las declaraciones del alcalde de Pisco, Juan Mendoza, quien aseguró que la Bahía de Paracas se encontraba contaminada, el temor de los compradores se agudizó y decidieron no negociar con los maricultores.

"Nos parece irresponsable este tipo de declaraciones porque nos ha impedido cerrar negocios por más de 300 mil manojos de conchas de abanico para los mercados de Europa y Asia, y la pérdida es de más de S/. 13 millones", dijo Donayre.

Por ello, exigen la inmediata intervención del Gobierno Central a fin de que se les permita demostrar a los exportadores de conchas de abanico que este delicioso fruto del mar no está contaminado y que puede ser comercializado en los mejores mercados del mundo.

Fuente: http://www.larepublica.com.pe