LA PAZ (Milenio).- El delegado estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Julio Cesar Gallegos Peralta, denunció que la intrusión del pargo dorado daña el ecosistema marino de la Bahía de La Paz.

 

Expuso que pese a la negativa de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales para que la empresa Biotecnología Marina cultivara el pargo dorado, durante su permanencia se escaparon algunos ejemplares a la Bahía.

Afirmó que el ecosistema marino de La Paz ya se afectó, “ahora investigadores y organismos, así como pescadores, se dedican a extraer los ejemplares que pueden, porque se teme un daño irreversible a las especies de nuestra Bahía”.

Agregó que en principio creyeron que Biotecnología Marina pedía permiso para este proyecto de acuacultura por primera vez, pero ya habían estado en la zona de Pichilingue y se le sigue un proceso porque se le escaparon algunas Sparus aurata.

Gallegos Peralta reiteró la preocupación por la presencia en la Bahía de La Paz de esta especie altamente depredadora, por lo que capacitan a los pescadores para reconocerlos y entregarlos a la red de acción para eliminar al Pargo Dorado de esta zona.

Biotecnología Marina operó por más de un año en la zona y la Profepa, en una revisión de sus instalaciones, encontró que carecía de los permisos adecuados y procedió a su clausura y demanda; y finalmente le negaron la autorización para su proyecto.

Precisó que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental estableció que el proyecto contraviene el Convenio sobre la Diversidad Biológica que impide la introducción de especies exóticas que amenacen ecosistemas, hábitat o especies.

Indicó que, por las características del pargo, se consideró que la especie pondría en riesgo la diversidad biológica de los ambientes marinos del Golfo de California, “pero el riesgo ya existe porque la Sparus Aurata ya se encuentra en la Bahía”.

Fuente: http://www.milenio.com