La cadena de supermercados Tesco ha lanzado un “investigación urgente” entre sus proveedores de pescado escoceses, después de que 4000 truchas que escaparon de una granja fueron encontradas en uno de los más famosos ríos salmoneros de Escocia.

 

Tesco empezó la investigación después de los pescadores del río Awe en Argyll se quejaron de que las especies no nativas tienen un alto riesgo para el río debido a que se comen a los salmones jóvenes.

Funcionarios del sector culparon a la empresa Scot Trout, e informaron que el escape de los peces es “completamente inaceptable”.

La empresa culpo a las malas condiciones climáticas como la causante del escape de los peces.

Un representante de Tesco indicó, en una carta enviada los pescadores de salmón, que la empresa ha iniciado una investigación.

Fuente: Scotsman