El equipo de Acuicultura del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), está estudiando la calidad del filete de Corvina para su mejoría y para analizar sus posibilidades de inserción en el mercado, según informó a Europa Press el biólogo e investigador del proyecto, Benjamín García.

 

Este tipo de pescado comenzó a comercializarse hace tres o cuatro años, y actualmente, según las estimaciones de García, alcanza una producción de unos 500 kilogramos, ya que es un producto 'poco conocido y todavía se está introduciendo', matizó.

Sin embargo, aseguró que su producción 'se multiplicará y en los próximos cinco o seis años ya haya una presencia importante y significativa del producto en el mercado', ya que se trata de una especie que 'se está demandando en empresas tanto de Murcia como de la Comunidad valenciana, Andalucía y de las Islas Canarias', precisó.

Y es que la corvina es un pez 'con un gran crecimiento, que puede alcanzar el kilogramo y medio mientras que la dorada puede llegar a los 400 gramos en el mismo tiempo', mientras que los filetes que se obtienen 'son limpios, sin espinas, y de un cierto tamaño, de tal forma que pueden alcanzar los 300 gramos y constituir una ración'.

Para estudiar su inserción en los mercados, el Imida realizó, en coordinación con otros centros de investigación, unas encuestas y un análisis sensorial con filetes de este pescado, en el que participaron en total 600 posibles consumidores de toda España, y el resultado fue 'muy satisfactorio', según García, ya que en una valoración de uno a cinco el filete obtuvo un 4,5 aproximadamente.

Esta fue la valoración sobre corvinas cultivadas, aunque el dato 'más significativo', a su juicio, fue que aproximadamente el 80 por ciento de los encuestados manifestó que consumiría esta especie 'si se encontrara en el mercado a un precio razonable', un objetivo que consideró 'posible', puesto que 'todos los productos de acuicultura, llegan a precios siempre razonables', manifestó.

En este sentido, apuntó que el precio de este pescado en la actualidad alcanza en el mercado en torno a unos nueve euros el kilogramo, y calificó como precio 'razonable' el que oscila entre los seis y diez euros, mientras que aseveró que 'lo que no es razonable son los 20 ó 30 euros'.

El equipo de investigación del Imida trabaja en colaboración con varios grupos de España, en concreto con uno de Cataluña, otro en las Islas Baleares, así como en Andalucía, Canarias y Murcia. 'Hay equipos que se han centrado más en la reproducción y el cultivo larvario, otros en la alimentación, y nosotros en las cuestiones de la calidad del filete', destacó.

En el Imida trabajan unas tres personas, y es un proyecto coordinado de la Junta Asesora de Cultivos Marinos (Jacuma) que financió la Secretaría General de Pesca Marítima, cuyos resultados 'no se venden, ya que el proyecto se financia por fondos públicos y sus resultados se publican y son libres', especificó.

El equipo del Imida se dedicó a 'cualificar las características bioquímicas del producto comercial, a nivel de composición en proteínas, lípidos, ácidos grasos poliinsaturados, el tamaño que se puede obtener de proceso, y la vida útil en refrigeración, es decir, el tiempo que puede estar el filete sin verse alterado bacteriológicamente o bioquímicamente', concluyó.