AROUSA (Faro de Vigo).- Los mejilloneros gallegos volvieron a reunirse para revisar sus alegaciones contra la futura Lei de Pesca de Galicia y hablar de las posibles acciones a emprender en caso de que sus demandas no sean atendidas, sobre todo en lo que se refiere al régimen de transmisión de los parques de cultivo, por ejemplo entre padres e hijos.

 

La asamblea despertó un enorme interés en el conjunto del sector, de ahí que al edificio vilagarciano de Mexillón de Galicia acudieran productores de toda la comunidad autónoma representando a la totalidad de las entidades mejilloneras.

La Organización de Productores de Mejillón de Galicia (Opmega), Federación Arosa y Norte, Amegrove, Agrupación Gallega de Mejilloneros (Agame), Asociación Virxe do Rosario y Consello Regulador Mexillón de Galicia fueron algunos de los órganos representados en dicho encuentro. En el mismo se decidió que Agustín Pose -en representación de Asociación Cabo de Cruz y Agame- siguiera ejerciendo como portavoz del sector, aunque éste prefiere no desvelar por ahora las interioridades de lo pactado para no entorpecer las negociaciones con la Consellería.

"Lo que estamos haciendo es trabajar y buscar un entendimiento positivo para todos", indicó el mejillonero boirense.

Las agrupaciones trabajan en estas alegaciones desde hace prácticamente un año. Entre sus propuestas figura la de aplicar un cambio en el sistema de renovación de las concesiones para fondeo de los parques de cultivo, pues los bateeiros intentan conseguir que sean ellos, como profesionales del sector, los que tengan más facilidades en el momento de competir por alguna concesión, sobre todo cuando éstas se extingan al cabo de los treinta años reglamentarios. Quieren, en definitiva, que se prime al bateeiro que ya lo es frente al que quiera introducirse en el sector, pues la nueva ley que elabora Pesca permite que una vez transcurrido el plazo de concesión una persona ajena al sector "y sin ningún tipo de conocimiento del mismo" pueda competir para quedarse con la batea de turno, y eso, insisten en el sector, puede favorecer "movimientos empresariales y especulativos, haciendo que alguien pueda quedarse con veinte o treinta parques sin saber qué hacer con ellos y llevando al sector a la ruina".

Fuente: http://www.farodevigo.es