El Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera ha efectuado esta mañana en la costa onubense una suelta de más de 300 peces planos, concretamente lenguados y parrachos, con objeto de estudiar el comportamiento y adaptación de estas especies al medio natural.

 

Desde el instituto, adscrito a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, se ha precisado que esa información será imprescindible a la hora de abordar futuras repoblaciones para el fortalecimiento de los bancos de pesca.

La repoblación, que se enmarca en un proyecto sobre diversificación en acuicultura que desarrolla el Centro IFAPA Agua del Pino, se ha llevado a cabo en un arrecife artificial ubicado en Matalascañas.

Los juveniles que han sido liberados proceden de puestas de los años 2005 y 2006 obtenidas en dicho centro de una reserva reproductora formado por 32 parrachos y 78 lenguados capturados del medio natural y adaptados a la cautividad.

Todos estos peces han sido criados con piensos comerciales -excepto durante su desarrollo larvario-, hasta tres semanas antes de la repoblación, momento en que la dieta se ha sustituido por calamar triturado y mejillón para adaptarlos a la alimentación que tendrán en el medio natural.

Asimismo, se ha disminuido la temperatura del agua de cultivo paulatinamente de 20 a 16 grados centígrados con el fin de reducir la actividad de los peces durante el transporte.

En esta ocasión, se han soltado al mar 260 ejemplares de lenguado, de 415 gramos de peso y 30 centímetros de longitud media, y 50 parrachos, de en torno a 188 gramos y 24 centímetros.

Tras la repoblación se llevará a cabo una campaña informativa dirigida al sector pesquero, mediante la cual se pretende conseguir su colaboración con el fin de recopilar datos biológicos -principalmente de crecimiento y distribución- de los peces recapturados, ya que todos ellos han sido marcados con una etiqueta identificativa en la que figura un código exclusivo para cada ejemplar y un número de teléfono para comunicar su hallazgo.

Paralelamente, se realizará un seguimiento científico del arrecife y un estudio específico de los peces en libertad con objeto de conocer la evolución de las poblaciones de estas especies y evaluar el éxito de la repoblación.

Fuente: EFE