(El Universal).- El Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), oficiará al Gobierno departamental para que realicen las mejoras de la antigua sede del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (Inpa), ubicadas en el municipio de Coveñas, las cuales actualmente se encuentran deterioradas.

 

La notificación la hará la Dirección Regional del Incoder, luego que funcionarios de este instituto realizaran una visita de inspección en la mañana de ayer y encontraran un abandono y deterioro total de las instalaciones que fueron entregadas al Departamento.

El Incoder busca que el Departamento realice los trabajos necesarios en la infraestructura, para poder ponerlas a disposición de la zona del Golfo de Morrosquillo.

Las instalaciones del Inpa fueron cedidas al Departamento mediante contrato del 11 de febrero de 2005, y el objeto fue entregarlas en comodato a la Bioestación, localizada en el Barrio Puerto Viejo, municipio de Coveñas, departamento de Sucre. El área aproximada de la propiedad es de 3.142 metros cuadrados.

Las instalaciones constan de una oficina con un área de 264 metros cuadrados, en la que se encuentran: sala de conferencias, laboratorio, oficina y baño; una vivienda de dos pisos con sala, comedor, cocina y baño y tres alcobas; una caseta para una planta.

El Departamento en esa oportunidad se comprometió a hacer buen uso de esas instalaciones, mantener el bien en óptimas condiciones salvo el deterioro natural, corriendo por su cuenta y riesgo el mantenimiento y las reparaciones respectivas; mantener asegurada contra incendio, daño y riesgos de corriente débil y demás pólizas pertinentes.

Asimismo, se comprometió en no arrendar, ceder o transferir los derechos y obligaciones derivados de este contrato sin autorización previa.

La duración de dicho contrato fue de un año y una vez entró a su liquidación, el departamento de Sucre se comprometió con el Incoder a invertir la suma de $122.052.000, para la reparación de las instalaciones entregadas por concepto del deterioro natural del inmueble por el uso y su goce legitimo, y apoyar otras obras que se requieren para el buen funcionamiento de dichas instalaciones.

En tal sentido, el Incoder espera que el Gobierno departamental responda con lo acordado en el contrato antes mencionado, debido a que el propósito del instituto es destinar las instalaciones al beneficio de las poblaciones de la subregión Golfo de Morrosquillo, a través de los programas que éste maneja.

El Universal trató de establecer contacto con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Económico y Medio Ambiente de la Gobernación, para conocer el destino que le dieron a las instalaciones durante el tiempo que estuvieron a su cargo, pero no fue posible localizarlos.

Fuente: http://www.eluniversal.com.co