GAINESVILLE.- Las almejas gigantes de colores vivos oficialmente llamado tridacnids decoran muchos de los acuarios. Pero los expertos de acuerdo con el experto estas enmascaran una amenaza: pueden acarrear enfermedades.

 

En hallazgos que podrían tener impacto en la industria de la almeja de arrecife de coral, así como en el comercio internacional, un veterinario patólogo de la Universidad de Florida descubrió Perkinsus olseni, un patógeno reportado internacionalmente, en almejas de crianza importados desde Vietnam.

No se cree que esta sea una amenaza para la salud humana u otras especies de coral de los acuarios, sin embargo la presencia del patógeno preocupa a los científicos, así como a los representantes de la industria de la acuicultura y puntualiza la carencia de una regulación ambiental para las importaciones de almejas de arrecife desde Asía.

“Tuve 30 almejas en mi laboratorio como parte del proyecto de investigación de un estudiantes” expresó Barbara Sheppard, un profesor asociado de patología de la Escuela de Medicina Veterinaria de la UF. “Luego ellos empezaron a lucir enfermas y después de cuatro meses murieron todos”.

Como patólogo Sheppard estuvo intrigada, al punto que empezó a investigar la causa de la muerte en tejidos congelados, realizando pruebas histopatológicas y de ADN. Sheppard determino la presencia de Perkinsus olseni junto con una nueva especie de Perkinsus, que ya viene siendo caracterizada.

“Este es un hallazgo importante” dijo Ralph Elston, presiente de AquaTechnics, empresa que provee servicios veterinarios, de laboratorios y ambientales a la industria de los mariscos. “Esto indica el riesgo potencial de la diseminación de enfermedades animales cuando no se monitorea en el mismo lugar para controlar los riesgos”.

Fuente: University of Florida News