Andalucía (Andalucía Investiga). El control de reproducción de diversas especies de peces, como ya ocurre con la dorada, supone un paso definitivo para lograr su producción a escala comercial y el desarrollo de la piscicultura. Además, el seguimiento exhaustivo de ejemplares en cautividad permite controlar y analizar paso a paso su maduración y respuesta reproductiva, así como su índice de crecimiento.

 

Este estudio es precisamente uno de los trabajos que a diario realizan profesionales de la Acuicultura en la Planta de Cultivos Marinos del Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos (CASEM) en la Universidad de Cádiz. En él se realizan otras técnicas de cultivos marinos como nutrición y reproducción, patologías y pruebas de toxicidad medioambiental.

El laboratorio de cultivos marinos comenzó a trabajar en la reproducción de doradas, lubinas y lenguados desde el inicio del laboratorio, en 1998, pero fue a finales de 2006 cuando empezaron a controlar a través de microchips el cambio de sexo en los reproductores de doradas. Además, esta técnica se va a aplicar también en el control de maduración en adultos de lenguados.

Control electrónico

Con este estudio, los técnicos del laboratorio observan de primera mano los índices de crecimiento y maduración que experimentan estos peces en cautividad. Un microchip les revela quién es quién y a partir de ahí, analizan cómo evoluciona el pez durante las distintas etapas de la reproducción.

“A todos los ejemplares que estamos estudiando les implantamos un microchip en el músculo dorsal, que viene a ser el documento de identidad de los peces, ya que la dorada presenta una particularidad: cambia de sexo a medida que crece. Cuando nacen no tienen sexo. Después, desde que hacen su primera maduración con un peso de 700 gramos y hasta que alcanzan los 1200 gramos son machos, y conforme crecen y engordan, se transforman en hembras. El cambio de sexo de macho a hembra se puede producir a partir del kilo y medio de peso. Con este sistema es fácil saber qué pez estamos comprobando. Una vez identificado cada ejemplar, se toman medidas iniciales de su peso y longitud para observar así su evolución, porque los peces maduros engordan mucho debido al desarrollo de las gónadas, y sin embargo crecen relativamente poco en longitud durante los periodos de puestas”, explica Rosa Vázquez, directora de la Planta de Cultivos Marinos.

La dorada, Sparus aurata, pertenece a la familia de los espáridos, entre los que se encuentran también el sargo, el pargo y el besugo. Comúnmente se le llama dorada por una mancha de este color que tiene entre los ojos. Su cuerpo, ovalado, puede llegar a alcanzar hasta 70 cm. de longitud.

Para garantizar el bienestar de las distintas especies en este laboratorio de experimentación animal, los peces de la instalación se mantienen en condiciones que eviten estrés. “Entre estos factores se incluye la disminución de la intensidad de luz. En el caso concreto de los reproductores de dorada se mantienen con un sistema de control de iluminación en tanques con agua de mar. Asimismo, para obtener puestas son sometidos a un fotoperiodo controlado de 8 horas de luz”, precisa la responsable técnica de la Planta de Cultivos Marinos.

Además del seguimiento de estos cambios en cautividad, la obtención de huevos y larvas permite realizar a escala de laboratorio ensayos y prácticas de cultivo larvario, ya que el servicio tiene a punto técnicas de cultivo de microalgas en una cámara y cultivos de zooplancton para realizar la alimentación de esas larvas con alimento natural.

Una década de investigación en Acuicultura

La Planta de Cultivos Marinos, además de coordinar y gestionar las actividades docentes e investigadores de la UCA en el campo de la Acuicultura, se dedica a la cría, suministro y experimentación con especies marinas. Su función como laboratorio de prácticas universitarias no lo exime de convertirse en un recinto donde se realizan proyectos de investigación.

Coordinado por la profesora María del Carmen Rendón, del Departamento de Biología y dirigido por Rosa Vázquez (que trabaja como responsable técnica desde 1996), el equipo técnico está compuesto por Ana Álvarez Macías, Carmen María Álvarez Torres, Mariano García de Lara y Rosario Sánchez Maestre. Pero el laboratorio es también un lugar de formación para los futuros profesionales del sector acuícola. Dos becarias universitarias de prácticas en empresa y alumnos en prácticas del modulo superior en operaciones acuícolas del Instituto Formación Profesional ‘Santi Petri’ de San Fernando, aprenden día a día las últimas técnicas y novedades del sector.

Desde aquí se desarrollan técnicas en reproducción de peces y moluscos, cultivos larvarios de peces y moluscos, así como cultivos de fitoplancton y zooplancton.

“Producimos material biológico relacionado con los cultivos marinos, como zooplancton (rotíferos y artemia), fitoplancton, con una cámara de cultivo de microalgas, además de huevos y larvas de peces. Todos estos cultivos sirven para la docencia y la investigación de la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales”, matiza Rosa Vázquez.

‘Ciencia a tope’

Este laboratorio está incluido desde principios de año en el programa ‘Rutas científicas por España’, una iniciativa del Ministerio de Educación y Ciencia que pretende acercar la ciencia a los jóvenes. Bajo el título de ‘Ciencia a tope’, los futuros estudiantes podrán conocer in situ la Biología marina, oceanografía y cultivos marinos en la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales de Cádiz, en el CASEM, centro integrado en este proyecto, junto con el Observatorio de la Armada de San Fernando.

Junto a esta ruta, la Planta de Cultivos Marinos también forma parte de las visitas que alumnos de secundaria pueden realizar dentro de los itinerarios organizados por la Universidad de Cádiz. De esta forma, los futuros estudiantes universitarios tienen la posibilidad de conocer de primera mano los servicios e instalaciones universitarias: edificios, laboratorios, talleres, bibliotecas, etc. En concreto, la visita a este laboratorio se enmarca en el primer itinerario, en el científico-tecnológico, en el que se incluyen además visitas a todos los centros e institutos de investigación, simuladores, talleres y laboratorios ubicados en el Campus de Puerto Real.

Más información:

Planta de Cultivos Marinos
Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales
Campus de Puerto Real (Cádiz)
Telf. 956 016030/ 956 016170
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fuente: http://www.andaluciainvestiga.com