Un nuevo informe sobre la acuicultura oceánica del grupo de derechos de los consumidores Food and Water Watch (FWW) hizo un “caso fuerte” el desarrollo de la acuicultura oceánica, indicó una organización comercial.

 

El informe, titulado “'Fish Story: Why Offshore Fish Farming Will Not Break U.S. Dependence on Imported Seafood” trata de explicar porque la acuicultura oceánica no reducirá el déficit comercial de alimentos de origen acuático de $9.2 billones, y que según este informe, esta actividad se constituye en una gran amenaza para los océanos, comunidades costeras y pesca.

Sin embargo, el piscicultor Neil Sims, quien es miembro del consejo de Ocean Stewards Institute, indica que el informe hace un caso fuerte el desarrollo del sector de la acuicultura oceánica de una forma sustentable.

“Si FWW esta preocupada acerca de las importaciones baratas de alimentos de origen acuático de cuestionable calidad y salubridad ¿No desearían apoyar una forma más ambientalmente responsable para incrementar el abastecimiento domestico de alimentos de origen acuático saludables?” indicó Sims.

Sims, quien es presidente de Kona Blue, informa que toda la evidencia disponible muestras que la acuicultura oceánica, si es adecuada y apropiadamente gestionada, no tendrá impactos medibles en la calidad del agua y no tendrá efectos significativos en la comunidad bentónica en las áreas cercanas a las jaulas de crianza.

“La credibilidad de la FWW se pone en cuestión cuando ellos indican que la acuicultura oceánica podría amenazar el ambiente marino, la salud humana, las poblaciones de peces silvestres, y a las comunidades de pescadores y costeras; sin tener en consideración que el éxito en las operaciones podrían proveer de pescado de calidad al mercado doméstico. El establecimiento de estándares ambientales es uno de los primeros objetivos de esta industria emergente” dijo Sims.

Fuente: Fish Up Date