CALATAGAN.- Ella ayudo a que muchos productores de camarón en el mundo se vuelvan millonarios, pero Jurgenne Primavera ahora esta preocupada porque su trabajo puede acelerar indirectamente la destrucción de las zonas de reproducción de peces.

 

La zoóloga filipina, quien investigó sobre la crianza de camarón tigre negro y elaboro un manual que revolucionó la industria de la acuicultura, señala los estanques de agua salobre en un área de 66 has en la costa sur de Manila.

Los conservacionistas locales han establecido una denuncia en contra del dueño, al cual acusan de matar los manglares. Los manglares crecen en las costas pantanosas y sirven como un criadero natural para los peces jóvenes.
 
“La ley prohíbe cortar los manglares, pero el dueño de la granja construyo diques que cortaron el acceso de agua de mar, hasta que los arboles murieron” dijo Jessie de los Reyes, defensora de la ecología marina local.

“Ahora la comunidad esta sufriendo debido a que el agua subterránea se ha salinizado y se han cortado las áreas de pesca” agregó de los Reyes. El caso esta pendiente.

A pesar de los préstamos gubernamentales y las generosas licencias de tierra en los años 70, el cultivo de camarón fallo en alcanzar todo su potencial en las Filipinas, en donde los estanques se utilizaron para la crianza de milkfish, indicó Primavera quien trabaja en la Southeast Asian Fisheries Development Centre.

Pero la industria se fue a otro lugar, creando una nueva riqueza para muchos pioneros.

“Los manglares fueron eliminados para la crianza de camarones en países que no tienen una larga tradición en acuicultura, como Tailandia, Vietnam y Ecuador” dijo Primavera.

Fuente: AFP