VIGO (El Correo Gallego).- La merluza se resiste a formar parte de la ya extensa carta de pescados criados y reproducidos en granjas acuícolas. Por eso los científicos del Instituto Español de Oceanografía de Vigo, IEO, que en 2006 iniciaron las investigaciones para conseguir su producción en cautividad, advierten de que, en el caso de que se compruebe su rentabilidad, hasta dentro de una década no será posible un ciclo cerrado de reproducción y engorde y, por tanto, la explotación industrial de esta especie.

 

"El instituto comenzó este proyecto en agosto del año pasado porque la merluza es una especie muy interesante. Otros centros científicos nacionales e internacionales han intentado criarla y reproducirla fuera de su hábitat natural, pero han tirado la toalla ante las grandes dificultades en la captura", explica la investigadora Rosa María Cal.

La supervivencia del 30 por ciento de las 150 merluzas capturadas en agosto de 2007 en la ría de Vigo, gracias a los cuidados extremos hacia una especie especialmente sensible a cualquier cambio, así como los resultados en las sucesivas técnicas de engorde en cautividad, han determinado al IEO a fijar para el próximo mes de junio una nueva campaña de capturas para continuar con la investigación.

Rosa María Cal asegura que en los nueve primeros meses de la investigación se han conseguido importantes objetivos como la captura, la técnica a aplicar para conseguir que sobrevivan inmediatamente después de haber sido extraídas del mar, el transporte hasta el instituto, la estabulación y el que se hayan aclimatado a la cautividad.

La segunda fase del experimento se centrará en estudiar el crecimiento de un "stock que no podemos tocar mucho, precisamente por su sensibilidad, aunque tendremos que marcarlos para realizar el seguimiento de su crecimiento". Rosa María Cal afirma que este estudio determinará si realmente se trata de una especie rentable. "Ahora estudiaremos el crecimiento para determinar si es rentable cultivar merluza, porque si es una especie que no crece con bastante rapidez, desarrolla enfermedades o no se adapta a la cautividad, tendríamos que desecharla. Nosotros seguiremos con la investigación si observamos que cuenta con un buen crecimiento y se pueden controlar los problemas".

Aunque están por publicar los primeros resultados, Cal ya anticipa que ante las dificultades de la captura así como de la
conservación, "el engorde por sí solo creo que no va a ser rentable" para las empresas.

Avances

Compleja dieta para la cautividad

Una de las fases más complejas de la primera etapa de la investigación se ha centrado en la dieta de las especies. Conseguida la adaptación a la cautividad y tras suministrar peces vivos de la zona donde se encontraba el stock capturado, se pasó al pescado muerto y troceado para continuar con el congelado en el propio centro de Vigo.

La reproducción, próximo estudio

La reproducción será la próxima fase del estudio, ya que los científicos tendrán que determinar las condiciones de fecundación en cautividad. "Este año nos hemos planteado como objetivo cómo crecen, cómo se desarrollan, observar su madurez sexual, si las puestas son espontáneas...".

Sin cerrar el ciclo total del pulpo

Pioneros en la investigación sobre el cultivo del pulpo, iniciado hace ahora una década, Rosa María Cal explica que se han conseguido resultados muy importantes en todo lo relativo al engorde. En la actualidad los científicos del IEO mantienen el estudio para conseguir la reproducción en cautividad con un cultivo de larvas.

Fuente: El Correo Gallego