UBATUBA.- Dando continuidad al proyecto de Desarrollo Responsable, Ordenado y Sustentado de la Maricultura, implementado por la Prefectura de Ubatuba, por medio de la Secretaria de Agricultura, Pesca y Abastecimiento (SMAPA), viene siendo evaluado por los técnicos y esta mostrando resultados positivos.

 

Según la secretaria de SMAPA, Valéria Gelli, los primeros colectores que fueron lanzados en diferentes playas de Ubatuba, entre noviembre y diciembre del año pasado, están confirmando el éxito del proyecto.

“Se han observado la fijación de los moluscos y de fauna acompañante en colectores artificiales, lo que significa que la propuesta esta dando resultados positivos en el cultivo sustentable de mariscos” informó Gelli.

El Proyecto

El proyecto consiste en la implementación de colectores artificiales para la semilla de mejillones en las granjas marinas ya establecidas en todo el municipio, evitando así que los productores tengan que buscarlo en los bancos naturales. Por esta razón el cultivo es considerado sustentado.

En opinión del prefecto Eduardo Cesar, el proyecto tiene el potencial para impulsar la maricultura en el municipio. “La subsistencia de esta actividad estaba amenazada, debido a que estaba restringida la recolección de semilla de las costas rocosas. Con este nuevo método, los maricultores ya no dependerán de las fuentes naturales, además de poder producir todo el año, independiente del periodo de veda”.

Solución ecológica

Además de los colectores, una balsa demostrativa esta siendo construida en Praia da Barra Seca y tendrá como función el de enseñar el método de cultivo a los productores e interesados, además de servir de base para la educación ambiental para los niños en edad escolar del municipio. Al final del proyecto esta prevista la realización de un taller y un festival gastronómico.

Según el jefe de Fomento de la Maricultura de SMAPA, Peter Nemeth, los colectores son beneficiosos para la naturaleza. “Las estructuras crean un ambiente propicio para el desarrollo de diversas especies, lo que acaba favoreciendo al ambiente, de un modo general. Lo más importante es que los productores ya no precisan recorrer las reservas naturales para buscar las semillas de mejillón”.

Fuente: Click Litoral