La Paz (El Sudcaliforniano). Baja California Sur sigue posicionándose como la entidad de vanguardia en México en el terreno de la acuacultura, cuidando el medio ambiente y haciendo más productivo a este sector gracias a nuevas técnicas que aumentan su rentabilidad, declaró el director de vinculación del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, Alfredo González Becerril.

 

En entrevista recordó que con la finalidad de realizar actividades que conduzcan a una mejora en la producción y en la sanidad de los productos derivados de la actividad acuícola de camarón y ostión de la región noroeste del país, el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) anunció la conformación del Consorcio de Innovación para la Competitividad del Sector Acuícola.

"Mediante este mecanismo, también se abordará la disminución en los costos de producción, por lo tanto, el incremento de la rentabilidad, así como en la incorporación de actividades de prevención a nivel global y de impacto en el ambiente" apuntó el doctor Alfredo González Becerril, Director de Vinculación y Transferencia Tecnológica del CIBNOR.

El Consorcio está representado por diversas instituciones académicas coordinadas por el CIBNOR, entre las que figuran: el CIAD, la Universidad de Sonora, el Instituto Tecnológico de Sonora, la Universidad Autónoma de Nayarit, el CICESE, el CICIMAR, el CIIDIR y la UNAM. Asimismo, conforman este Consorcio los Comités Estatales de Sanidad Acuícola de Sonora, Sinaloa, Nayarit y Baja California Sur, que representan a un conjunto de más de 600 empresas camaronicultoras y ostrícolas del Noroeste de México de los sectores social y privado, la CONAPESCA y el CONACYT.

Para atender la problemática -enfatizó el doctor González Becerril- en febrero del 2006 se organizó en el CIBNOR el "Taller para la instrumentación de Proyectos Acuícolas de Base Tecnológica en el Noroeste de México", en donde se generó como propuesta de trabajo, desarrollar una estrategia multidisciplinaria de investigación científica aplicada y desarrollo tecnológico en sanidad acuícola en camarón y ostión para una reducción significativa de la mortalidad en la industria acuícola. Dicha propuesta se concretó en septiembre de ese año, cuando los Comités de Sanidad mencionados firmaron una carta de intención con CONAPESCA y CONACYT para la conformación del primer Consorcio de Innovación para la Competitividad del Sector Acuícola.

El doctor Ricardo Pérez Enriquez señaló que en la parte académica del proyecto integral de investigación en camarón, se realizarán estudios dirigidos a elaborar un plan de acción para la adopción de medidas de prevención y control. En dichos estudios se realizará el seguimiento sanitario de laboratorios de producción de postlarvas y estanques comerciales para determinar cómo se dispersa el virus de la mancha blanca y cuáles son los vectores potenciales en los estanques de cultivo. Asimismo, se evaluará la influencia de la contaminación y de los factores ambientales y biológicos sobre la aparición de epidemias de mancha blanca, particularmente en los estados de Sonora, Sinaloa y Nayarit.

En el caso de moluscos bivalvos, -continuó el especialista- el proyecto se enfoca particularmente al ostión japonés, atendiendo las necesidades planteadas por los Comités, entre las que figuran: el desarrollo de un pie de cría de ostión japonés de cultivo genéticamente enriquecido y adaptado al Noroeste de México; la planificación y desarrollo de un programa de monitoreo sistemático para la certificación de ostiones libres de plaguicidas y metales pesados en granjas de Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Sur; y estrategias para la certificación y modificación de las Normas Oficiales Mexicanas sobre cadmio y biotoxinas, y capacitación en el diagnóstico de patógenos.

En cuanto al impacto económico -apunta González Becerril- cabe destacar que el CIBNOR desarrolló un modelo que predice un incremento en el rendimiento, que implica una reducción en las pérdidas y que traducido a ingresos, es de alrededor de 21 millones de dólares o 241.5 millones de pesos. Por otra parte, se ha considerado que las aportaciones del gobierno federal vía la CONAPESCA, canalizadas a través del Gobierno del Estado de Sonora, y del CONACYT por conducto del Programa Consorcios de Innovación para la Competitividad a los diversos proyectos que componen el programa integral, son del orden de los $13 millones de pesos de los poco menos de $17 millones que representan el costo total de éste proyecto. Por lo tanto, la retribución al Estado Mexicano, vía impuestos derivada del financiamiento de la investigación contenida en el Programa Integral de Sanidad Acuícola, nos indica una razón beneficio/costo de 2.79, que en términos de indicadores de inversión es bastante elevada. La aportación por parte del sector acuícola, del orden de los $3.5 millones, constituye también una parte fundamental del proyecto.

Con la realización de un taller de trabajo el pasado 19 de enero en la ciudad de Culiacán, Sinaloa entre las instituciones académicas y los representantes de los Comités de Sanidad acuícola participantes, se dieron formalmente iniciados los trabajos del programa en cuestión.

Fuente: http://www.oem.com.mx