SANTIAGO.- Un equipo de investigadores da Escola Técnica Superior de Enxeñaría de la Universidade de Santiago están desarrollando un proyecto para crear una planta de tratamiento de los cadáveres (descartes) procedentes de las instalaciones acuícolas de Galicia.

 

Este tipo de residuos no pueden entrar en la cadena alimentaria, debido a su potencial peligrosidad para la salud humana. Hasta ahora no existía una solución óptima para los peces muertos, de ahí la importancia de gestionar su recogida y tratamiento en la comunidad gallega, donde la acuicultura tiene un peso importante en el tejido económico.

El coordinador del este proyecto es el catedrático en Ingeniería Química Manuel Bao Iglesias, responsable del Grupo de Ecoeficiencia de la USC. El investigador indica que se trata de un proyecto a escala regional y que en la actualidad se encuentra en fase de diseño de la futura planta.

“Se trata de diseñar el procedimiento completo, que incluye la gestión, tratamiento y acondicionamiento final para los denominados residuos de clase dos de la acuicultura, es decir, los peces muertos en las instalaciones de acuicultura”

Fuente: ABC