COQUIMBO (El Día).- El intendente, Ricardo Cifuentes, cuestionó a la Conama por llevar adelante una declaración de impacto ambiental de la empresa Ocean Matter S.A., sin considerar que los informes técnicos del SAG y Conaf establecen que no se cuenta con la información necesaria para pronunciarse sobre la propuesta. Autoridad regional afirmó que hay un error de procedimiento que debe enmendarse.

 

Lo que parecía una rutinaria presentación de un proyecto acuícola en la Comisión Regional de Medio Ambiente (Corema), se convirtió en uno de los enfrentamientos más duros que hayan tenido dos organismos públicos en el último tiempo. Y es que en temas de conservación del entorno natural y calificación de iniciativas, la Corema y la Conama habían consensuado y actuado como un solo ente.

Eso hasta ayer cuando en medio de la presentación de la empresa Ocean Matters S.A., el intendente Ricardo Cifuentes -en su calidad de presidente de la primera entidad- hizo ver el proceso equivocado iniciado por Conama, ya que dos instituciones del comité técnico habían manifestado su disconformidad con la realización de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), solicitando -en cambio- un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que estampe las medidas de mitigación en el área intervenida.

Así, el Servicio Agrícola y Ganadero (Sag) y la Corporación Nacional Forestal (Conaf) cobraron protagonismo en la sesión y adujeron no contar con la información requerida para manifestarse sobre la incidencia que tendría el proyecto “Cultivo de abalones” -que se ubicaría en el sector de La Estancia, al norte de La Serena- pues corresponde a una zona que representa un hábitat natural para especies protegidas.

Tras hacer esa aclaración, Cifuentes emplazó al director regional de Conama, Marcelo Gamboa, a explicar por qué se había seguido adelante con un procedimiento erróneo, ya que no contaba con la venia plena del comité técnico. “De acuerdo a los informes elaborados por el Sag y Conaf, éstos no resultaron ser tan tajantes”, clarificó Gamboa.

Como esa respuesta no le satisfizo, el intendente declaró “acá parece que la Conama hace lo que quiere”, lo que no sólo incomodó al representante del organismo ambiental, sino que a la plana mayor de Ocean Matters, que en ese momento observaba atónita desde la primera fila, el revuelo causado por su iniciativa.

“Acá hay un error de procedimiento de Conama que debe ser corregido”, agregó Ricardo Cifuentes, asegurándose que la presentación quedase postergada hasta que hubiera concordancia entre todos los entes involucrados.

DESAZON PRIVADA

Cuando el debate alcanzaba su grado máximo, Alejandro Aron, asesor ambiental de la empresa que pretende invertir US$6 millones en uno de los recursos marinos con mayor proyección en el mercado asiático, argumentó que no existe el impacto cero, además de criticar las exigencias de las autoridades ambientales.

“Se nos está exigiendo en demasía, ya que está todo presentado (...) ¿Entonces ningún emprendimiento puede entrar en Serena Norte por su valor natural? Yo valoraría más las medidas de mitigación que la forma de hallarlas”, señaló Aron.

Una vez finalizada la polémica jornada, el grupo de empresarios esperó al intendente Ricardo Cifuentes y a José Miguel Torres, director regional de Conaf, para acordar reuniones conjuntas y buscar un acuerdo para que el proyecto sea, finalmente, calificado en la Corema.

Fuente: http://www.diarioeldia.cl