(Diario El Gong). Después de varias disputas públicas, entre propietarios de la Piscicultura Quimey-co y los vecinos del sector de Carhuello, quienes reclamaban las por las constantes irregularidades de esta planta, el municipio de Pucón, tomó la determinación de clausurar la Piscicultura. Fue así, como una veintena de personas pertenecientes a esta empresa, llegaron hasta el frontis de la municipalidad de Pucón, para protestar por dicho cierre. En él, se encontraron con los otros pobladores, aledaños a la piscicultura, quienes apoyaban la decisión del municipio, por lo que se produjo un constante intercambio de palabras, donde tuvo que mediar la secretaria municipal, Gladiela Matus, quien invito a los directivos de la planta en cuestión a conversar el tema en su oficina.

 

Después de media hora reunidos, uno de los socios de la planta, Waldo Jaramillo y el representante de los trabajadores Oriel Aburto, salieron del municipio y se reunieron con los trabajadores que esperaban en las afueras. Ahí, explicaron las causas del cierre. Por su parte Aburto, mencionó que esta clausura va en desmedro de varias familias del sector, quienes quedarían imposibilitadas de recibir remuneraciones, lo que traería un gran problema económico.

Por otro lado, una de las vecinas de la piscicultura, Ruth Fernández, dijo que “esta medida es ejemplificadora, ya que esta empresa constantemente había sido infraccionada por botar desechos contaminantes al río Carhuello, además de ser una falta de respecto lo que ha hecho con el bien estar de los vecinos, quienes constantemente deben aguantar los malos olores que trae el río”.

Para la Secretaria Municipal, Gladiela Matus, el cierre de la piscicultura pasa principalmente porque no cumple con una serie requisitos legales e incumplimientos de la ley. Entre estos esta la resolución sanitaria que aprueba el sistema de alcantarillado y agua potable particular, requisitos que son condiciones sanitarias mínimas para lugares donde trabajan personas. A ello, se suma que deben realizar el cambio de uso de suelo, poseer el permiso de edificación y la resolución sanitaria que aprueba los planes de manejo de residuos sólidos y líquidos del centro de cultivo. Con todos estos antecedentes, como no la vamos a cerrar., sentenció la profesional.

Fuente: http://www.diarioelgong.cl