EXTREMADURA.- Ecologistas en Acción de Extremadura preguntará a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura que medidas de control piensa emplear para controlar la introducción y avance del Siluro en la Cuenca del Tajo.

 

En el último año se ha confirmado la presencia de esta especie en la cuenca del río Tajo a su paso por Arrocampo, Monfragüe… un pez exótico, depredador de gran tamaño cuya presencia supone un gran impacto en los ecosistemas acuáticos. La presencia del siluro en aguas del Tajo supone una de las mayores amenazas biológicas de la vida acuícola para este río. Hecho que ha sido denunciado incluso por la asociación de pesca Aebass en los últimos días. Su presencia en otros ríos como el Ebro está confirmando la desaparición de los peces autóctonos de muchos tramos de ríos, aunque también se alimenta de anfibios, reptiles, aves, y en general todo lo que pueda entrar por su enorme boca.

La introducción de especies exóticas es la segunda mayor amenaza a la biodiversidad, después de la pérdida de hábitat, produciendo además importantes afecciones sobre la salud pública y la economía. Aunque estas introducciones se vienen produciendo históricamente, es en las dos últimas décadas cuando se han disparado debido al fomento del comercio, que supone el transporte de mercancías desde lejanos países; la autorización de la cría de especies exóticas en nuestro país; la utilización de muchas de estas especies como si de mascotas se tratasen; y la falta de control de actividades como en este caso de la pesca del Siluro.

Ecologistas en Acción Extremadura recuerda que el río Tajo es una parte importante de los ecosistemas del Parque Nacional de Monfragüe y el Parque Natural del Tajo Internacional.

La situación de las poblaciones de peces autóctonos puede llegar a ser catastrófica si no se controla a este superdepredador que se viene a sumar a otros depredadores acuáticos de menor tamaño como el Black-bass, el lucio, el percasol... que ya han hecho bastante daño a peces y anfibios autóctonos de nuestros ríos.

Por todo ello preguntaremos a la Consejería de Medio Ambiente que medidas de control tomará contra ésta especie con el fin de frenar su expansión y evitar así su propagación. Además pediremos a la Consejería la creación de un grupo de expertos y un equipo de control que evalúe y actúe ante la situación de las diferentes especies exóticas que están invadiendo nuestros ecosistemas, tanto de animales como de plantas. Así como la creación de una normativa específica sobre las especies exóticas invasoras.

Esperamos así que podamos seguir disfrutando con las espectaculares subidas y saltos de barbos, aguas arriba de los ríos para desovar (como si de salmones se tratase), y otros peces autóctonos que forman la rica fauna piscícola extremeña.

Fuente: http://www.ecologistasenaccion.org